El proyecto ‘Pattern House’ realizado por 'm²ft architects', estudio de arquitectura italiano con sede en Madrid liderado por Flavio Martella y Vittoria Tesei, se centra en los principios de la arquitectura italiana de los años 50 y 60 que aportan una dimensión humana confortable y vinculada al lugar y a los materiales locales tanto en la investigación formal, en el color y en las texturas.

Así, todos estos principios son aplicados en una vivienda de 70 metros cuadrados de Madrid, combinándolos con los de la arquitectura española contemporánea que se basa en la flexibilidad, el dinamismo y la domesticidad expandida.

Texturas y patrones únicos

En la ‘Pattern House’ los colores y patrones se usan para expandir el ambiente de cada espacio, buscando crear sensaciones diferentes, pero, a su vez, conectadas entre sí. ¿Y cómo se construyen los espacios interiores? Se hace mediante las sensaciones: tacto, vista y olfato son las principales herramientas para construir las estancias y adaptarlas a las distintas necesidades. Así, la casa se ha diseñado como un espacio sin divisiones en el que los únicos puntos fijos son las texturas y patrones que adoptan distintas formas según la estancia: suelos, paredes, techos y decoraciones, permaneciendo visibles desde cualquier ángulo. También el muro de carga central se transforma en un patrón tridimensional, presente desde cualquier punto de la casa.

Espacios con personalidad

En el conjunto de los espacios estos se expanden, jugando con las propias cualidades de las texturas. Así, la entrada “gira” y se dirige hacia el resto de la casa, la cocina se “estira” hacia la sala de estar, el baño y su sensación de bienestar “suben” y crecen, el dormitorio se “expande” y cambia según la necesidad del momento y por último la pequeña habitación “recoge” y se encarga de promover la concentración. En definitiva, una serie de percepciones que cambian según cada punto de vista, creando un espacio libre y fluido donde se construyen todas las escenografías típicas del habitar: cocinar, dormir, descansar, relacionarse, limpiar y cuidar el cuerpo.

Home office
1/4

Home office

En ‘Pattern House’ también se han tenido en cuenta las nuevas formas de comunicación y trabajo tras la pandemia de la Covid-19 como el Smart-working, materializado en forma de la creación de una oficina de trabajo en casa. Y es que este espacio está cada vez más integrado en la vida cotidiana de miles de personas, destacando la necesidad de un espacio adecuado que permita concentrarse sin tener que interferir con otras dinámicas domésticas.

Precisamente por eso, esta pequeña habitación e convierte en un espacio totalmente insonorizado y acogedor, que permite concentrarse gracias al techo fonoabsorbente amarillo, un color que también favorece la concentración.

Fotografía: Flavio Martella

Dormitorio
2/4

Dormitorio

En cuanto al dormitorio principal, este pasa a formar parte de la dinámica doméstica, convirtiéndose así en un espacio totalmente multifuncional y conectado según las distintas necesidades contemporáneas, aunque centrado en el descanso y la tranquilidad.

Fotografía: Flavio Martella

Cocina
3/4

Cocina

La cocina se entiende como un solo espacio diáfano y abierto, que además actúa como limitador del aislamiento doméstico y promueve la igualdad de género en las tareas domésticas, permitiendo el trabajo simultáneo de dos y hasta tres personas. Por último, la entrada se transforma en un espacio “limpio”, una transición entre exterior e interior.

Fotografía: Flavio Martella

Sostenibilidad constructiva
4/4

Sostenibilidad constructiva

Cada intervención en esta vivienda se hizo para optimizar el espacio, pero también su rendimiento y el consumo energético bajo la premisa de lograr sostenibilidad constructiva, energética y económica. Así, además de mejorar la distribución interna, se recupera el parqué existente y se añaden nuevos pavimentos cerámicos de’ Equipe’ y ‘Nais!’, además de implementar un sistema de calefacción y renovar el sistema eléctrico.

Fotografía: Flavio Martella