Encabezado por el rojo y los tonos tierra, la vivienda del otoño-invierno 20-21 oscurece, por un lado, su paleta cromática buscando ambientes cálidos y acogedores que hagan desear quedarse en casa, y, por otro, dinamiza nuestros interiores con colores alegres, aportando un toque de optimismo, que nos proporcione fuerza y energía. A su lado, las tonalidades más intensas de verdes y azules dan el toque más natural o sofisticado a las estancias.

El papel pintado permite que saques tu vena más atrevida empapelando solo una pared con el color y los motivos más llamativos

Una manera de introducir el color en tus estancias, y embellecer (y proteger) tus paredes, es a través de los fascinantes papeles pintados. Un imprescindible en la decoración actual, capaz de renovar el look de una habitación, sin hacer obras, resultando tan versátil como personal. Puedes jugar con el color del fondo y combinarlo a juego con las piezas de mobiliario principales o con los motivos y conectarlos con las telas y complementos. Además, su variedad de tonalidades y efectos ofrecen un abanico lleno de posibilidades, capaz de adaptarse a cualquier estilo decorativo.  

Rojo y derivados
1/5

Rojo y derivados

(Izquierda) La base mate rojo frambuesa con motivos dorados del papel pintado Sisan de Papeles de los 70 es ideal para dar una pincelada de sofisticación y estilo a un salón de estilo clásico.

(Derecha) El papel pintado Azuli de Papeles de los 70, que combina rojo, turquesa, amarillo, gris y rosa, posee un aire retro, idóneo para ambientes vintage.

En un momento difícil, el rojo, y sus cercanos, viene dispuesto a pintar la casa de optimismo y energía. Sensual y voluptuoso en sus tonalidades más vivas, es ideal para espacios amplios y con mucha luz natural. Esta temporada otoño-invierno, luce su versión más sofisticada, en los tonos amapola o samba, demostrando que no necesita nada más para realzar cualquier decoración de interiores.

Si temes su poder, o no quieres caer en el exceso, pinta una sola pared de la estancia, la del sofá, por ejemplo, o da pinceladas ‘red’ con complementos, como cojines o adornos. Otra buena idea es optar por un papel pintado con un fondo o motivos en este tono, que te permite ser atrevida y arriesgada sin temor a equivocarte, ya que puedes empapelar únicamente un paño de pared.

Azules
2/5

Azules

El azul noche del papel Izanuela de Papeles de los 70, lleno de efectos en estilo Art Nouveau, destila magia y sofisticación. Una buena opción en estancias dedicadas al descanso como en salones o baños imponentes.

Por algo el Classic Blue ha sido nombrado por Pantone como el color de 2020 y su estela no nos abandonará en 2021. Tras el verano, los azules se resisten a marcharse, aunque dejan atrás su pasado marinero, sustituyéndolo por otro más elegante y oscuro, como el cielo nocturno. Profundos y tranquilos, son buenos aliados en el dormitorio, ya que proporcionan la atmósfera de calma necesaria para un sueño reparador, sin perder un ápice de estilo.

Una tonalidad que abre horizontes y que no tiene límites en la casa, siendo una buena opción en todas las estancias, incluidos el baño y la cocina. A la hora de combinarlo, puedes jugar con el binomio blanco-azul o buscar aliados entre los grises.

Tierras
3/5

Tierras

(Izquierda) El papel Marble 06 de Papeles de los 70 combina dos de las tendencias de esta temporada otoño-invierno: el mármol y los colores claros y naturales.

(Derecha) Las fibras vegetales también ‘toman’ la casa en los meses más frío, aportando con su presencia el toque natural y acogedor que nos hace desearlas en verano. El Rattan Chalked de Papeles de los 70 imita al ratán, sin perder su esencia… ¡Ni color!

La paleta otoñal por excelencia con marrones, ocres, naranjas y algunos grises en su versión más cálida, se instala en la casa del 2020-2021 diseñando atmósferas confortables y acogedoras, que atrapan la naturaleza en nuestros interiores.

Fáciles de usar y de combinar, tan resultones y efectivos resultan a la hora de crear hogar los tonos intensos como los más claros y luminosos. Para proporcionar un plus de calidez, elige, por ejemplo, un papel pintado en estos colores con textura o efecto y déjate seducir por los tejidos naturales.

Verdes
4/5

Verdes

(Izquierda) Siguiendo las claves del estilo urban jungle, el papel pintado Yasmin de Versace (en Papeles de los 70) se alía con el verde creando un verdadero jardín de palmeras tropicales en el baño.

(Derecha) El verde de las hojas del papel Leonarda de Papeles de los 70 nos conecta con la naturaleza en estado puro. Su apariencia mate, producto de su impresión natural, refuerza su aspecto natural y su capacidad camaleónica.

Vuelven, aunque quizá nunca se han ido del todo, reivindicando su conexión directa con la naturaleza y el lado ‘green’ de las cosas. Eso sí, regresan en sus tonalidades más cálidas, capaces de dar profundidad y calidez a tus estancias, sin perder fuerza ni personalidad.

El papel pintado en esta gama ofrece la posibilidad de viajar sin salir de casa, gracias a sus estampados tropicales, que crean atmósferas exuberantes, ideales para un baño con alma de spa, un dormitorio en el que has instalado la oficina o la pared del rincón de lectura del salón.

Rosas, amarillos y otros colores vitaminados
5/5

Rosas, amarillos y otros colores vitaminados

(Izquierda) El rosa más luminoso y fresco es perfecto no solo para las habitaciones infantiles, tal y como demuestra el papel Jama de Papeles de los 70, sino también en decoraciones jóvenes: los millennials no pueden vivir sin él.

(Derecha) Tan romántica como acogedora, la combinación del papel de cuadros Príncipe de Gales rosas y blancos (de Papeles de los 70) con los muebles beis y gris claro es perfecta para una estampa 100% otoñal.

Reservados (casi) exclusivamente para el verano, ahora los colores vitaminados y alegres (desde un fucsia a un verde lima o un amarillo limón) se apropian de la decoración de otoño-invierno, dispuestos a darnos la energía y la fuerza que necesitamos en un escenario marcado por la incertidumbre y el desasosiego. Como una inyección de energía, sacan el lado lúdico de la casa y potencian la luminosidad de las estancias. En las habitaciones infantiles, los papeles pintados de estos tonos son siempre un acierto seguro.