Como sucede con muchos otros productos decorativos, los papeles pintados han experimentado una segunda vida, más actual, herencia de otras generaciones y, por supuesto, de otros diseños. Decorar con papeles ahora es tendencia. El producto ha mejorado exponencialmente en cuanto a calidad y no digamos en cuanto a acabados y estampados gracias a la impresión digital.

Las paredes -entonces y ahora- siempre han sido consideradas como el envoltorio de una estancia, cual lienzo en blanco, totalmente abierto a cualquier propuesta decorativa mural con la única exigencia de integrarse con el resto de elementos (mobiliario, iluminación, textiles, etc.), cuidando de mantener un equilibrio estético coherente. Entre las propuestas más recurrentes para decorar las paredes destacan los colores, con su infinita paleta de tonalidades para todos los gustos, ya sea en formato pintura, revestimiento cerámico, madera o cualquier otro material. Luego están los objetos que se pueden sobreponer, en forma de cuadros, fotografías, espejos, colgadores y un extenso etcétera, también al gusto del consumidor. Y otra opción son los papeles pintados, siendo la propuesta decorativa mural por excelencia si hablamos de aportar personalidad a la estancia.
 

Mira la galería de papeles y date a lo salvaje


Máxima expresión mural

Andrea Zarraluki para Coordonné

Como sucede con los colores o las fotografías, los diseños de los papeles pintados se cuentan por decenas y las firmas especializadas, cada año, presentan nuevos modelos, con lo cual, la elección no siempre resulta tarea fácil. Por eso siempre se recurre a diferentes divisiones: por estilos, por tipo de estancia, por texturas, por tonalidades o por estampados. Y entre éstos últimos destacan los papeles decorativos salvajes.

Se trata de un tipo de estampado muy especial, no apto para todas las estancias ni para todos los estilos, porque hay que reconocer su carácter arriesgado, aunque hay quien lo definiría como atrevido. En cualquier caso, llamativo. Si ya habitualmente el papel decorativo se recomienda utilizarlo en una sola pared para destacarla de las otras, si el estampado elegido presenta un diseño de connotaciones salvajes, esa diferenciación mural alcanza su máxima expresión.

 

Flora y fauna salvaje

Cole & Son

Como su nombre indica, el espíritu salvaje en este caso plasmado en el papel pintado, adquiere estampas de paisajes exóticos, con colores tropicales e incluso influencias étnicas. Los motivos más recurrentes suelen ser la fauna de estos lugares con animales salvajes, exóticos, entremezclados o semiocultos tras típicas palmeras de grandes hojas autóctonas o flores casi no terrenales. ¡Un auténtico subidón de adrenalina visual!

La combinación de colores en estos estampados juega un papel importante. Es un soplo de naturaleza viva, de gusto por los animales, de pasión por los paisajes, de, en definitiva, atreverse por un tipo de arte mural en soporte papel pintado que no pasa desapercibido allá donde se exponga. La mayoría de firmas de papeles pintados ofrece en sus catálogos algunos modelos con esta tendencia salvaje e incluso otras, como Coordonné, han apostado por una nueva colección de autor de estas características llamada Anima, una verdadera explosión de creatividad, color, técnicas y figuras. 

 

12 papeles con estampado salvaje