Nueva York es la ciudad de los rascacielos por excelencia. Una de las urbes más grandes del mundo y en la que conviven una amplia gama de estilos que recogen la tradición arquitectónica de los últimos siglos. De hecho, entre sus céntricas calles todavía podemos encontrar edificios de finales del XIX como esta residencia actualizada en Central Park West (Manhattan) que forma parte de un bloque de apartamentos neorrenacentista altamente cotizados.

El trabajo de rehabilitación comenzó con ciertas dificultades debido a las restricciones que protegen el legado del edificio. Teniendo en cuenta este aspecto y superando cualquier expectativa, el diseñador de interiores Rodney Lawrence consiguió transformar un apartamento en un anexo de oficina moderno y sofisticado que impresiona por su armonía y su elegancia en cada detalle

El apartamento, de más de 400 metros, responde a las necesidades profesionales del cliente, el cual tiene una vida bastante ajetreada y quería una zona de invitados amplia para poder hacer allí sus reuniones privadas sin impedimentos.

apartamento

Lo interesante de la reforma es como se han mantenido algunos detalles previos a la rehabilitación. Por ejemplo, las actualizaciones de infraestructura consiguen crear un ambiente en el que se combinan las habitaciones de la era de la preguerra con un estilo propio del siglo XX. Priorizando la comodidad, Lawrence decidió apostar por un diseño contemporáneo y sofisticado.

La inspiración de este proyecto la encontramos en el concepto de una elegante suite de hotel. El diseñador de interiores buscaba ese mismo gusto y refinamiento y, para ello, decidió redistribuir el equilibrio entre los espacios de vida y profesionales de este apartamento de dos dormitorios.

La apertura de la sala de estar deja como resultado un elegante espacio para reuniones con capacidad para ocho personas cómodamente, con un comedor y una pequeña cocina completamente equipada. Un dormitorio, un baño y una oficina privada es lo que queda de la huella original del apartamento. Una residencia de planta baja llena de luz natural que destaca por ser un refugio tranquilo, a pesar de estar ubicada a tan solo unos pasado de las concurridas de la ciudad y de Central Park.

Rigor clásico y contemporaneidad
1/4

Rigor clásico y contemporaneidad

El rigor clásico y la contemporaneidad cautivadora son la base del trabajo de Rodney Lawrence. Con trazos atrevidos y sencillos, las líneas y masas del mobiliario sugieren puntos de conversación o contemplación, tal y como podemos observar en esta imagen.

Texturas sutiles y tonos cálidos
2/4

Texturas sutiles y tonos cálidos

El comedor destaca por las texturas sutiles y los colores que integran tanto los revestimientos de la paredes como los muebles. En él podemos encontrar tonos cálidos como joyas e incluso una paleta inspirada en la exquisita luz colgante en el área del comedor: una pieza de vidrio de azulejo Tiffany Turtleback poco común, que es parte de la colección personal del cliente.

Baño distintivo y personal
3/4

Baño distintivo y personal

En el baño todavía encontramos ese toque original de un edificio que acumula más de un siglo de historia. Las líneas de los diferentes elementos de grifería se unen bajo colores claros y finos para dotar de clasicismo al espacio.

Armonía sin fisuras
4/4

Armonía sin fisuras

Como ocurre con el resto de la casa, también en el dormitorio, cada elemento de diseño se une junto a un todo práctico y sofisticado que dota al apartamento de esa sensación de conexión y armonía sin fisuras.