La protagonista de esta reforma es una vivienda ecléctica que llevaba años siendo una oficina, con 110 metros cuadrados útiles y con una ubicación privilegiada: el Paseo de Recoletos, uno de los ejes centrales de la ciudad de Madrid.

La transformación de oficina a vivienda fue el gran reto y premisa de la que partía la reforma, teniendo en cuenta que debía adaptarse a la vida del propietario, un hombre ingeniero, a la vez que mantenía el alma señorial del edificio protegido y ampliado de cuatro a seis niveles hace mucho tiempo.

Este gran reto fue tomado por Iker López Estudio, y convirtió el conjunto en un espacio perfecto para la relajación y el sosiego, y en que diseño, arte y elementos estructurales conviven en armonía. Después de su intervención, la casa respira un halo de vanguardismo aderezado por la contemporaneidad y la atención al detalle, que se ve reflejado en los muebles de ‘Tabolo Design’ y que el arquitecto Iker López señala que “trabajar en colaboración con esta marca ha sido un reto muy difícil en el que, además, hemos aplicado sinergias con un resultado de lo más satisfactorio para todos”. A nivel estructural, explica, “lo más complejo ha sido dar con la distribución ideal, dado que fueron necesarias muchas pruebas diferentes del espacio al no haber una sola pared igual y al haberse restructurado el edificio años atrás”.

Una nueva distribución

En este sentido, el encaje de salón, dormitorio, despacho-habitación de invitados, baño y aseo han girado en torno a la cocina, una estancia para la que se ha planteado una escuadra específica que facilite el diseño y montaje del mobiliario, y que ha terminado determinando la configuración del resto de habitaciones.

La decoración del conjunto de la vivienda se caracteriza por una mezcla de estilos, procedencias y orígenes. Más bien ecléctica, la decoración se complementa con mucho arte y materiales de texturas nobles y ricas. El mobiliario, como se ha mencionado, es de ‘Tabolo Design’ que se combina con otras piezas pertenecientes a la propiedad.

Cocina
1/5

Cocina

La peculiaridad de la estancia es que su mesa robusta de mármol con estructura de hierro reproduce la forma de la estancia, de manera que acaba encajando a la perfección. Sobre esta descansan un jarrón y portavelas, y la envuelven las sillas de comedor que contrastan con la decoración del conjunto, que se caracteriza por el color negro intenso presente tanto en algunos muebles como en la isla, ambos hechos a medida con electrodomésticos integrados.

Fotografía: Iker López Consuegra ©

Baño principal
2/5

Baño principal

El mármol Marquina reviste también los paramentos del baño principal, generando un espacio noble y elegante. De nuevo, el color negro es claro protagonista, esta vez con vetas blancas con la intención de aportar profundidad y sofisticación, cualidad que se acentúa por la grifería en latón cepillado de la firma Maier.

Fotografía: Iker López Consuegra ©

Aseo
3/5

Aseo

El aseo, en cambio, es una clara apuesta por la funcionalidad. Para potenciarla, la estrella es un mueble a medida en madera lacada en blanco con molduras que también se encuentran en las puertas de los armarios empotrados de todas las habitaciones.

Fotografía: Iker López Consuegra ©

Salón
4/5

Salón

Entre la cocina y el despacho que conecta con el pasillo principal de la vivienda se ubica la sala de estar, que cuenta con una decoración sencilla entre la que destacan mesas de centro y aparador y piezas antiguas, generando una atmósfera donde el arte y la vegetación juegan un importante papel, aportando naturalidad y dinamismo.

El despacho, que cuenta con doble punto de acceso, expone una colección de arte precolombino de la familia enmarcada en la pared, y una maxi alfombra con motivos étnicos.

Fotografía: Iker López Consuegra ©

Dormitorio principal
5/5

Dormitorio principal

Finalmente, en este se buscaba una atmósfera todavía más relajada, y se logra gracias a los cojines y cortinas de lino, la ropa de cama de algodón y el cabecero hecho a medida de terciopelo azul. En este sentido, los diferentes textiles y tejidos actúan como conectores para incorporar un toque cálido y acogedor que no puede faltar en una estancia dedicada al descanso.

Fotografía: Iker López Consuegra ©