Es una tendencia que lejos de anclarse en el pasado, evoluciona y se integra en espacios residenciales y contract. Cada vez lo vemos más en hoteles y restaurantes, siendo el protagonista de espacios en los que destacan el hierro forjado, las columnas, el ladrillo visto, la ausencia de compartimentación y los muebles de diseño funcional revestidos de cuero combinados las maderas sin tratar y acompañados tejidos sin ornamentos. Es el nuevo estilo urbano, una estética que sacrifica la exuberancia en pos de lo esencial.

Esencia

Respeto por las estructuras originales y una constante búsqueda de la sensación de amplitud.

 

Materiales

Hierro forjado, cuero, cemento, maderas sin tratar, algodón y lino. Los colores siempre sobrios.

 

Mobiliario

Funcional y exento de ornamentos; a menudo se trata de muebles reciclados con pátinas cobrizas y al óxido. Líneas rectas.

 

Iluminación

Es muy importante en el look industrial. Se muestra al desnuda, directamente cableada desde el techo o en diseños de hierro forjado negro y propuestas integradas en la propia estructura vista.

 

Espacios

Abiertos, sin compartimentos. Ni tabiques ni divisiones. Destacan los grandes ventanales, los techos altos (incluso las dobles alturas) y el ladrillo visto (a veces pintado en blanco). Cañerías y tuberías expuestas y mucha vegetación.