Existen hoteles en el mundo que no dejan de sorprendernos con los diseños más sofisticados, que integran lo último en avances tecnológicos, que sorprenden por su desarrollo sostenible e incluso que intentan desafiar las mismas leyes de la física. Siguiendo esta línea, el mundo de las piscinas tampoco se queda atrás, con un afán cada vez más desbocado por crear láminas de agua cuya función ya no sólo es la de nadar o refrescarnos, sino donde el baño debe comportar de por sí una experiencia única (y, por supuesto, de lo más instagrameable).

Esta tendencia actual que convierte la piscina en el elemento icónico y más llamativo de un hotel se ha convertido en un imán para todos aquellos viajeros que buscan disfrutar no sólo de un alojamiento con todas las comodidades, sino también de unas vistas de impresión y, posiblemente, de ese pequeño subidón de adrenalina que convertirá la experiencia en algo verdaderamente inolvidable.

Ese es precisamente el objetivo del Cliff Concept Boutique Hotel, el nuevo proyecto que ha dado a conocer el estudio arquitectónico de diseño Hayri Atak, y con el que planea construir un hotel de lujo con los últimos avances tecnológicos que se encuentre integrado sobre uno de los acantilados más famosos de Noruega. Pero el elemento más llamativo de este innovador plan no es la integración de todo un complejo de habitaciones al borde de un precipicio, sino la construcción de una increíble piscina colgante situada a nada más y nada menos que 640 metros.

Cliff Concept Boutique Hotel Pool

¿Te atreverías a nadar sobre un acantilado?

Si te sorprende la altura a la que está situada esta piscina, quizás lo haga aún más el hecho de saber que será de vidrio y estará sostenida por tirantes metálicos, especialmente diseñados para garantizar su seguridad.

Las imágenes reveladas del sorprendente diseño del Cliff Concept Hotel, además, muestran otra de sus principales características: una serie de balcones distribuidos sobre el precipicio de forma escalonada, todo ello con el objetivo de sacar el mayor provecho a las espectaculares vistas que ofrece el acantilado.

La plataforma superior, por la que se accederá al recinto, contará con uno de los miradores más espectaculares, mientras que en los niveles inferiores habrá tres pisos más de habitaciones para los huéspedes, cada una con su propio balcón.

La piscina, al aire libre, está proyectada en el piso inferior, a la que se accederá desde una terraza, extendiéndose en forma de pasillo hacia el acantilado. Estar nadando sobre el vacío en un entorno tan excepcional será sin duda una experiencia sin igual, diseñada para atraer a viajeros de todo el mundo.

Un enclave de ensueño

Pese a que se nos hace difícil esperar para ver semejante maravilla de la construcción hecha realidad, todavía no existe una fecha concreta para el inicio de la construcción de este hotel, ya que tanto el proyecto de la piscina como el del hotel aún deben ser aprobados por las autoridades noruegas, pues está previsto que el complejo hotelero se escale en la propia roca del acantilado Preikestolen, también conocido como El Púlpito. Se trata de un mirador de gran valor natural, de 600 metros de altura, que se asoma vertiginosamente al fiordo de Lyse, y es uno de los enclaves más conocidos en el oeste de Noruega.

Acantilado Preikestolen