La definición simple y a grandes rasgos del minimalismo vendría a ser la expresión del 'menos es más'... O también hay otra que nos ha gustado mucho y es aquella que dice que es 'la vida que cabe en una maleta'. Porque si consiguieras meterlo todo en una sola maleta, nada más, sin duda habrías logrado alcanzar el minimalismo en tu vida. ¡Pero ojo! porque no solo hablamos en términos materialistas, aquello que cabe si está bien doblado tal y como nos ha enseñado nuestra gurú Marie Kondo, sino también de las emociones, de nuestros sentimientos y nuestro bienestar.

Una vida sencilla nos llevará tener una casa, también, sencilla (no confundas el término sencillo con simple, ¡porque no son lo mismo!). Y créenos: una decoración minimalista, nada recargada y hecha con gusto, te dará paz y tranquilidad y convertirá nuestra casa en ese oasis que tanto anhelamos dejando un año bastante caótico.

Aprovechamos esta temporada navideña para hablar también de la decoración de Navidad en casa y de cómo aplicar la filosofía minimalista a una época que solemos recargar en muchos sentidos: de sentimientos, de regalos, de sobremesas y de una decoración -a veces- demasiado estridente.

Para situarte, a continuación nombramos en 7 claves en qué consiste el minimalismo en decoración y en estilo de vida:

1. Tener menos para... abarcar más. ¿Más qué? Más tiempo, más paz, más proyección, más espacio, más relaciones constructivas contigo misma o con los demás. Todo es positivo.

2. Más orden. Y nos encanta repetirlo: más orden es más felicidad, más armonía en casa y una vida (mucho) más organizada en todos los sentidos. Porque saber qué tienes en cada cajón o armario te ahorrará tiempo y te dará muchas alegrías.

3. Visualmente más agradable. Una casa ordenada y sin mil y un elementos es más agradable a la vista, menos estresante e invita a relajarse en ella. Además, más fácil de limpiar ¡también!

4. El apego emocional. ¿Para qué lo quiero? ¿lo necesito? ¿desde cuándo no lo uso o no lo miro? Si la primera respuesta no la tienes clara, la segunda es una duda y la tercera ni la recuerdas, tenlo claro: deshazte de ello. La gran mayoría de cosas que tenemos en casa son apegos emocionales innnecesarios. ¡Libérate de ellos y verás cómo te sientes! Y si te cuesta dar este paso, Marie Kondo aplica el método de averiguar si ese objeto como tal nos da alegría. ¿Te la da?

5. Baño, dormitorio, salón... todo al mínimo. Decora con solo aquello que consideras que te aporta algo positivo y todo lo que es innecesario, deshazte de ello. En estos espacios en concreto, una de las claves del minimalismo también es que esté todo a la vista, en las estanterías o en una balda bonita, pero a la vista. Y por eso mismo, cuanto menos tengamos y decoremos solo con objetos bonitos, sutiles y poco llamativos, mucho mejor.

¿Navidad minimalista?
1/12

¿Navidad minimalista?

Sí. Este 2020 ha estado tan cargado de noticias, cambios y emociones que el minimalismo puede hacer mucho por nosotros. Y con ello no queremos decir que no decores tu casa para Navidad, sino que lo hagas de forma racional, aplicando la teoría del menos es más e invitando a la calma.

Despejar los pensamientos
2/12

Despejar los pensamientos

Dormir en una estancia con pocos elementos, mucho blanco y colores neutros, ordenada y organizada, es una ayuda a tu calidad del sueño, ¡no lo dudes!

Ideas para una Navidad minimalista
3/12

Ideas para una Navidad minimalista

Si no tienes espacio en casa o simplemente no te apetece ocupar uno con un árbol de Navidad (real o artificial), hay muchas propuestas minimalistas para decorar la Navidad. Por ejemplo, un árbol de madera con algunos regalos a modo decorativo como en la imagen.

El momento de relax
4/12

El momento de relax

La decoración minimalista se caracteriza entre otras cosas por tener pocos elementos a la vista. El ruido visual, así es como lo llamamos, no debe existir. Además, los colores deben ser neutros, suaves a la vista y no sobrecargar el espacio. Es la mejor forma de disfrutar, por ejemplo como en la imagen, de un momento de relax en el salón.

Cocinar sin prisa
5/12

Cocinar sin prisa

Los expertos en gastronomía dicen que esa es la clave de una buena cocina... Cocinar sin prisa, dedicarle tiempo y mimo a cada uno de los pasos. Bien, en la decoración minimalista ocurre algo similar: prescinde de ornamentos y haz que la gama gromática encaje perfectamente, de esta forma podrás centrarte en lo que realmente importa y hacerlo todo con más delicadeza.

Los detalles que importan
6/12

Los detalles que importan

El minimalismo solamente incluye los ornamentos imprescindibles o aquellos que nos aportan algo de verdad. Todo lo demás, sobra. En Navidad nos encanta decorar con todo tipo de detalle típico de esta época del año, pero recuerda: no sobrecargar tendrá un efecto visual muy óptimo y hará que otros elementos, pequeños detalles, sí que destaquen y se valoren. 

Vista despejada
7/12

Vista despejada

La decoración minimalista no debe confundirse con aquella que elimina todo accesorio deco sino que escoge solamente algunas piezas, sin abusar, que puedan ayudarnos a crear ese ambiente que buscamos. Por ejemplo, las formas geométricas y la gama cromática son importantes, así como no recargar las estanterías de todo tipo de cosas (libros, fotos, recuerdos...). Porque si la vista es despejada, tu mente también lo estará.

Un árbol de Navidad diferente
8/12

Un árbol de Navidad diferente

¡Y sostenible! Hay muchas ideas para decorar un árbol de Navidad y optar por una puesta en escena más minimalista, menos recargada, con un árbol de madera y pocos elementos de decoración es ideal para amantes de la decoración minimalista.

Hazte tu rincón
9/12

Hazte tu rincón

Tener una casa con un estilo minimalista implica tener pocos elementos a la vista y, los pocos que haya, estén bien alineados, organizados, ordenados... En este caso, las lámparas que cuelgan sobre la mesa, la planta al fondo, las cortinas... Más que suficiente para hacer de ese rincón, ¡tu favorito de la casa!

Ideas minimalistas para una Navidad DIY
10/12

Ideas minimalistas para una Navidad DIY

Decorar con poco sí es posible y, de hecho, se trata de una máxima del mimimalismo. Por eso, con alambre y una bonitas decoraciones florales (las puedes coger tú misma del campo o del bosque) puedes hacer una decoración navideña DIY de lo más delicada.

Naturaleza, sí
11/12

Naturaleza, sí

El el minimalismo aplicado al interiorismo y a la decoración prima todo lo que son elementos naturales: texturas, materiales, objetos... Por eso gusta tanto la madera, la piedra, el mimbre y el ratán, como ejemplos de elementos nobles. Es una forma de resaltar la belleza de lo natural, ¿y qué te parece la propuesta de incluir una planta XXL o un árbol en el salón? Es un 10.

Limpiar el aura
12/12

Limpiar el aura

El blanco y los tonos neutros dan sensación de claridad, de confort y armonía. Aplícalo también en el cuarto de baño, para que tus duchas sean aún más relajantes y puedas despejar y limpiar todas esas dudas e inquietudes que todos tenemos.