El proyecto diseñado por el estudio de interiorismo Nada parte de la necesidad de rehabilitar una vivienda situada en un edificio de los años 70 junto al Passeig Picasso de Barcelona. El Parc de la Ciutadella es el paisaje exterior al que dan las vistas de este moderno apartamento. El piso original se encontraba muy compartimentado, con muchos espacios inutilizados y sin ninguna voluntad de interacción.

Nada ha diseñado una vivienda con aspecto actual y con materiales sencillos y coherentes. Se trata de un apartamento muy abierto, dónde los espacios interactúan entre si y donde no hay nada diseñado al azar. La propuesta de Nada debía contener un dormitorio principal con zona de vestidor, una cocina abierta y un espacio de estudio privatizable.

Espacio luminoso
1/5

Espacio luminoso

Fotografía: Nit Victorio

El diseño propuesto por el estudio centra su atención en enfatizar la luz natural y su conexión con el exterior. Las contenidas dimensiones del apartamento convierten en prioritario volcar todos los usos de la vivienda hacia las ventanas y liberarla de cualquier obstáculo que detenga el flujo de luz. Para ello, se han eliminado todas las divisiones previas, excepto el gran muro de carga transversal que se ha aprovechado para esconder las estancias.

Un bloque distribuye la estancia
2/5

Un bloque distribuye la estancia

Se ha construido un bloque blanco central que distribuye los diferentes usos en el espacio. Erigido en el salón, este bloque blanco contiene una hornacina por el lado del salón, la zona de vestidor, así como diferentes librerías y zonas de almacenaje. En el interior del bloque blanco y casi escondido, se crea la segunda habitación, muy conectada al salón.

Puertas estilo shoji japoneses
3/5

Puertas estilo shoji japoneses

Se ha previsto la necesidad de intimidad tanto en el dormitorio principal, como en la habitación conectada al salón, mediante cristales traslúcidos expresamente pensados para ocultar las librerías. Estos cristales también sirven para tapar los huecos de paso a las estancias, pero permiten que luz sigue fluyendo por todo el espacio. Las puertas correderas traslúcidas aparecen desde el interior del bloque blanco central como puertas que liberan la luz en una versión renovada de los shoji o puertas japonesas. El baño y la zona de lavado se esconden mediante puertas correderas opacas detrás del muro de carga que cruza el apartamento.

Pavimento continuo verde
4/5

Pavimento continuo verde

Con el objetivo de potenciar el flujo de luz, el equipo de Nada ha seleccionado materiales sencillos y sin pretensiones. El predominio del blanco en todos las paredes y muebles, contrasta con el pavimento continuo verde que invade todas las estancias. La cerámica en tono arena de la cocina y del baño, reaparece como hilo conductor en otras estancias del apartamento y alude al carácter mediterráneo de Barcelona. La elección de pocos colores ha simplificado el espacio, aunque los que hay han sido seleccionados para crear calidez.

Muebles de diseño
5/5

Muebles de diseño

El mobiliario se ha integrado en el proyecto para evitar el uso de muebles auxiliares que restarían espacio y amplitud. Se han seleccionado varias piezas icónicas como la mesa Tulip realizada en mármol blanco que preside el salón. La acompaña las sillas de la misma serie y la corona la lámpara HeadHat Bowl de Santa & Cole.

En el módulo blanco central, el Eye Clock de George Nelson, y junto al sofá, la Executive Arm Chair, también de Saarinen, que aporta la nota de color. La lámpara de suspensión Parentesi, diseñada por Achille Castiglioni, ilumina la textura del ladrillo original del pilar.