Fotos de Sandra Rojo para Coblonal

Con gran respeto por el pasado, Coblonal ha llevado a cabo el proyecto de interiorismo para un apartamento de dos habitaciones dentro de Casa Burés, una magnífica finca modernista obra de Francesc Berenguer i Mestre, que fue edificada entre los años 1900 y 1905, y que ha sido recientemente rehabilitada por el arquitecto Juan Trias de Bes.

El resultado conseguido por Coblonal ha sido una vivienda de estilo contemporáneo y urbanita, pero que sigue conservando los detalles del pasado modernista como los mosaicos hidráulicos y los techos altos decorados con molduras florales. Dispone de dos habitaciones dobles, dos baños completos, uno de ellos en suite con la habitación principal, y un gran salón comedor con cocina abierta que da a una galería interior.

La nueva decoración ensalza la elegancia, desde ciertos ítems de mobiliario a medida hasta el conjunto de piezas de diseño, arte y decoración que visten este lujoso apartamento. Algunos ejemplos son las dos obras del pintor contemporáneo Miquel Torner de Senir que podemos encontrar en la sala de estar o la pintura de Ortuño en la suite o Subirats en el otro dormitorio. Numerosas plantas y jarrones dan vida a un espacio que, por sus grandes dimensiones, podría dar un aspecto frío y poco acogedor. 

Salón comedor con cocina integrada
1/5

Salón comedor con cocina integrada

Fotografías: Sandra Rojo

En el salón-comedor la cocina se integra con exquisita discreción, un gran módulo de cocina en gris actúa como pareja cromática de un sofá de dos tramos en color gris, situado sobre una gran alfombra blanca de polyamida. Sobre ella descansa también una mesa de centro cuadrada de la firma escandinava Bolia, así como una mesa de apoyo, que proporciona una segunda altura. Un mueble bajo de madera completa el conjunto de estar.

Una gran mesa de comedor de color negro armoniza con las sillas de la escandinava Norman Copenhagen que, realizadas en madera y cuerda, dan un toque a la par elegante y colonial. La lámpara colgante dorada ofrece luz directa sobre la mesa, además de contribuir a crear una escena más sofisticada.

Un icónico rincón de lectura
2/5

Un icónico rincón de lectura

En el salón se ha creado un rincón de lectura icónico, que se puede ver en la derecha de la fotografía, formado por una espectacular butaca Gilda, pieza de diseño clásico italiano de 1954, y una lámpara Flamingo, diseñada por Antoni Arola, que combina estética con cierta apariencia poética.

Una encantadora galería
3/5

Una encantadora galería

Mientras la zona de estar queda en privacidad, la galería se abre parcialmente al exterior siendo un espacio perfecto para cambiar de ambiente. Una butaca con reposa-pies de estilo colonial de Carl Hansen, que combina el tono tostado de la madera, propone un seductor rincón donde sentarse a gozar de una buena lectura.

Dormitorios acogedores
4/5

Dormitorios acogedores

En un dormitorio destaca el cabecero azul en combinación con la ropa de cama. Las mesitas de noche, tanto la cajonera como el armario han sido diseñados y producidos a medida en exclusiva para esta vivienda, ambos están realizados en madera de roble y chapa de hierro negra. La lámpara de la mesita de noche sigue en continuidad con los globos blancos presentes en otras estancias.

En el otro dormitorio, que es más pequeño, la armonía cromática aporta calidez al ambiente con tonos suaves y color tostado del roble del armario y cajonera. Hay una lámpara con aplique de pared y en color negro, que proporciona dos haces de luz diferenciadas. Una lámpara de pie de Northern Lighting se sitúa al otro lado de la mesita de noche, que está realizada en terrazo y hierro.

Impresionante escalera principal
5/5

Impresionante escalera principal

Una de las zonas más impresionantes de la Casa Burés se encuentra en la escalera principal del edificio modernista con una decoración extraordinaria y unos detalles originales dignos de un palacio. Lo que más llama la atención son los vitrales de colores por los que penetra la luz y también los increíbles acabados de la barandilla, que se completan con la escultura de un oso y una farola antigua que hace revivir el modernismo catalán.