En pleno corazón de la ciudad costera de Mataró, a unos treinta minutos de Barcelona, junto al ayuntamiento se encuentra una finca de principios del siglo IX que ha vivido una completa rehabilitación y proyección por parte del estudio MUSER Estudi.

El edificio, construido por tres imponentes viviendas destinadas a alquiler de alto standing y un local comercial, ha vivido una reforma que le ha dado una cara completamente nueva y moderna a lo que era un edificio muy deteriorado y estructuralmente dañado y mal distribuido.

Así, los objetivos de este proyecto llamado ‘Proyecto La Riera’ y realizado por MUSER Estudi fueron dotar el edificio de un mayor atractivo y funcionalidad, resaltando en todo momento los rasgos constructivos de la estructura inicial y logrando una imagen totalmente diferenciadora gracias al aprovechamiento inteligente de los espacios, ofreciendo continuidad visual, una mayor propagación y entrada de la luz y una funcionalidad común en el conjunto del espacio y en cada una de las estancias.

Como todas las reformas realizadas por dicho estudio, este proyecto parte del respeto hacia los materiales naturales y el orden espacial, abordando cada espacio de una forma única para conseguir la luminosidad adecuada y para generar atmosferas propias que provoquen emociones al usuario.

Tres viviendas en tres plantas

La superficie total de actuación fue de 582 metros cuadrados, que se dividen en tres plantas:

La vivienda en la planta baja consta de una habitación suite con baño, dos habitaciones individuales, un baño completo, un salón, comedor y cocina compartiendo un mismo espacio diáfano y, por último, una gran terraza.

La primera planta cuenta, de nuevo, con una vivienda con una habitación suite con baño, dos habitaciones individuales, un baño completo, salón, comedor y cocina en el mismo espacio y también una gran terraza.

Por último, la vivienda en la segunda planta está compuesta por una gran habitación suite con baño, dos habitaciones individuales, esta vez dos baños completos, otro espacio compartido entre salón, comedor y cocina y, por último, una gran terraza superior.

Elementos urbanos
1/3

Elementos urbanos

El suelo cerámico con patrones modernos y simétricos de la cocina combina a la perfección con las paredes blancas, presentes en todas las estancias y que, a su vez, comparten una pared hecha de ladrillo. Este juego de materiales y tonos genera un toque urbano en las tres viviendas, que se ve reforzado por el suelo de parqué en madera clara, presente en todas las estancias menos en el espacio reservado para la cocina.

Además, en el conjunto de las viviendas, pero en especial en la zona compartida por salón, comedor y cocina entra una gran cantidad de luz gracias a los grandes y altos ventanales que prácticamente van de suelo a techo y que presiden la estancia.

Fotografía: Nestor Marchador.

Dormitorio suite
2/3

Dormitorio suite

En las tres viviendas hay una gran suite reservada como dormitorio principal en la que se encuentra una gran cama doble, su correspondiente baño completo con una puerta acristalada que lo une completamente a la habitación y hasta un pequeño balcón. También en esta habitación destaca la gran luminosidad que entra a partir del ventanal, y como en el resto del piso, predominan elementos urbanos combinados con la madera y las paredes y techos blancos.

Fotografía: Nestor Marchador.

Terraza
3/3

Terraza

Por último, el espacio dedicado a la terraza consta de una tranquilidad total lograda por el uso de los elementos sencillos que buscan luminosidad: suelo muy claro, paredes totalmente blancas y plantas que aportan un toque de naturaleza. Además, en la terraza hay una gran mesa de madera con sus correspondientes sillas para disfrutar del sol y de la luz del día con una comida al aire libre.

Fotografía: Nestor Marchador.