Sabemos que trabajar en casa como freelance es una idea que suena genial. Nos imaginamos trabajar sin tener que desplazarnos por la mañana, olvidándonos de las preocupaciones por el tráfico o si cogeré a tiempo el transporte público; creemos que comeríamos sano todos los días, ahorrándonos ese menú rápido del bar de la esquina; pensamos que nos desharíamos del jefe o jefa que tanto nos trae de cabeza; en nuestra mente aparecemos con nuestra taza de café, música de fondo y ambiente súper relajado y cool mientras tecleamos sin cesar, ¿verdad? 

Pues lamentamos (mucho) tener que decirte que lo de trabajar desde casa no es tan ideal como parece y que requiere mucha, mucha disciplina y seguir unas reglas que son absolutamente irrompibles:

1. Hay que levantarse, ducharse, desayunar y vestirse. Nada de trabajar en pijama ni de desayunar en la mesa de trabajo. Rendir en casa es rendir como si uno fuera a la oficina, nada de acomodarse demasiado o el día te pasará volando... mirando Instagram o contestando al WhatsApp. 

2. Hablando del teléfono: olvídalo. O te haces con uno del trabajo, o el personal lo pones en modo avión. Trabajar en casa y tener distracciones es lo mismo que perder el tiempo.

3. Márcate un horario. O de lo contrario, pueden pasar dos cosas: que pases el día trabajando porque no sabrás cuando parar, ya que siempre habrá algo que hacer porque tus clientes no respetan tus horarios... Y un largo etcétera. O bien, puede ocurrir que de las 8 horas que se supone que debes trabajar (o más o menos), tu rendimiento sea de... ¿cinco minutos? Empiezas tarde, miras el móvil, te tomas un descanso, repasas el correo, la revista online que tanto te gusta... Olvídate de todo ello: márcate un horario como si fueras a la oficina y respétalo.

La importancia del espacio

Hemos hablado de disciplina, costumbres y normas a respetar si quieres trabajar en casa y cumplir con tus objetivos. Pero algo muy, pero que muy importante, es el espacio: tener una zona de trabajo despejada de distracciones, confortable, con buena luz y un asiento cómodo (si es ergonómico, aún mejor). Si tu casa es pequeña y crees que es imposible trabajar en ella, toma nota de las ideas que te damos en esta galería de mini oficinas para rendir al 100 %.

Un pequeño rincón
1/10

Un pequeño rincón

En el pasillo, el recibidor, en una zona de paso... Si tu casa tiene pocos metros, busca cualquier rincón tranquilo, sin demasiadas distracciones y, sobre todo, con una buena iluminación y un asiento confortable. Decóralo con algunas estanterías para libros y... no habrá excusa que valga para no trabajar en un rincón así, ¿a que no?

Aprovechar cualquier rincón
2/10

Aprovechar cualquier rincón

En el salón al lado del televisor, en el pasillo, en el dormitorio... La solución para una mini oficina en casa es tan sencilla como te lo mostramos en estas fotos. Si tienes un rincón desaprovechado, hazte con unas baldas a medida, un sobre de escritorio y una silla cómoda para trabajar. 

Una mini oficina dentro de un armario
3/10

Una mini oficina dentro de un armario

Los muebles blancos dan sensación de ligereza y grandeza a cualquier estancia. Si trabajas en casa y no quieres que tu espacio de trabajo altere el estilo del resto de tu casa, no lo dudes, hazte con una mesa (plegable o no) dentro de un armario. Al terminar tu jornada de trabajo, apagas las luces, cierras la puerta y ¡listo!

Un pequeño aislante para grandes trabajadores
4/10

Un pequeño aislante para grandes trabajadores

Responder constantemente el teléfono y trabajar en casa no tienen que ser actividades incompatibles. Ni tampoco un trabajo que requiera una dosis extra de concentración lo debería ser. Sírvete de un panel de separación de escritorio como este, de la marca Slalom (549 €) que, gracias a que es fonoabsorbente, te dará esa privacidad que necesitas.

Oficina bajo la escalera
5/10

Oficina bajo la escalera

¿No sabes donde poner tu pequeña oficina en casa? ¿No quieres ocupar una habitación para ello? Si tienes una escalera, aprovéchala para hacerte tu office debajo de ella. 

Panel fonético para ganar intimidad
6/10

Panel fonético para ganar intimidad

Si vas a trabajar en casa y te apetece hacerte con un escritorio que permita tener algo de intimidad, un panel acústico para escritorio como el modelo Operetta de LvB Acoustics te permitirá hacer las llamadas que quieras sin molestar a nadie. 

¿Te sobra espacio en tu dormitorio?
7/10

¿Te sobra espacio en tu dormitorio?

Hacer un armario a medida y dejar hueco para una balda que sirva de escritorio es una gran idea para pisos pequeños. Opta por el mismo color del mobiliario y ganarás sensación de ligereza teniendo un auténtico 2 en 1 en una misma pared.

Con paneles de separación fonoabsorbentes
8/10

Con paneles de separación fonoabsorbentes

Si en tu caso debes hacer reuniones, videollamadas, meetings por teléfono... no lo dudes: una estación de trabajo con paneles de separación fonoabsorbentes es otra idea genial para trabajar en casa sin molestar y sin que te molesten. Este es de la marca italiana Fantoni, de la colección Hug.

Oficina en una estantería XS
9/10

Oficina en una estantería XS

¿Crees que no tienes sitio para crear una zona de trabajo? Busca una zona de pared que tenga espacio para una silla y coloca una estantería en la que puedas colocar una balda más ancha a modo de escritorio. Ocuparás poco espacio y tendrás una mesa de trabajo para ponerte desde YA manos a la obra.

Mini oficina con mesa abatible
10/10

Mini oficina con mesa abatible

Si no tienes espacio para colocar una mesa de escritorio hazte con una mesa abatible que puedas abrir y cerrar cada vez que trabajes en casa. Es ideal para pisos pequeños y que tu oficina en casa no altere el orden estético del resto.