En el salón, en el comedor, en la habitación, en el despacho… Seas o no seas amante de los libros, las librerías son piezas imprescindibles para cualquier vivienda y puedes encontrarlas de todas las formas y materiales posibles. Desde las más tupidas y espaciosas, a las más innovadoras y con formas imposibles.

Las librerías juegan un papel muy importante en el mobiliario de tu casa, así que hoy te proponemos una pequeña guía práctica llena de consejos de algunos de los mejores interioristas de nuestro país que seguro que te ayudarán a decidir cuál es la mejor pieza para tu estancia.

Jean Porsche – Cuestión de altura
1/5

Jean Porsche – Cuestión de altura

De entrada, Jean Porsche quiere dirigir nuestra atención a lo que él cree el quid de la cuestión. “Las librerías resaltan visualmente ciertos objetos: pensemos en las estanterías de los supermercados, lo que más se vende es lo que está a la altura de nuestros ojos. Si lo aplicamos en casa, lo que más nos gusta o lo que queremos mostrar tiene que estar a esta altura, lo que menos queremos que llame la atención en las partes bajas, y en las menos accesibles esos elementos que pueden destacar sin tener que fijarnos al detalle”.

El arquitecto e interiorista mexicano también quiere romper un mito: “No siempre la pieza hecha a medida es la mejor opción, hay veces en que una librería exenta puede reforzar más la decoración de un espacio.

Y en este sentido hay infinidad de posibilidades, todo depende del presupuesto: unas antiguas encontradas en un mercadillo, de metal y asimétricas para exponer objetos, o, por el contrario, lineales y de madera para los libros. Combinar y divertirse son mis mandamientos”.

Laura Gärna   la razón ilustrada
2/5

Laura Gärna la razón ilustrada

Es muy importante analizar qué queremos colocar en ella primero, para, después, bien diseñarla a medida, bien buscar alguna que se ajuste a nuestras necesidades”. Una vez ha marcado el punto de salida, Laura Gärna añade: “Por su tamaño y envergadura, es una pieza muy protagonista en los espacios que preside, así que es esencial estudiar muy bien materiales, iluminación y diseño”. Al tratarse, por otro lado, de elementos de marcado carácter funcional, “tiene que tener una amplitud óptima entre baldas, para que quepan y respiren holgadamente los elementos que se quieran introducir en ella –ya sean libros, objetos decorativos, etc.– y tener claro qué queremos dejar a la vista o, por el contrario, ocultar”.

Y, a la hora de declarar filias y fobias, la arquitecta e interiorista sevillana apuesta por “las lacadas con laca de piano e incrustaciones metálicas, como el latón. Y, en cambio, no me gustan nada las de cristal ni las de acero inoxidable, me parecen muy frías. En general me gustan más etéreas que masivas”.

Diego Rodríguez – Sobriedad impecable
3/5

Diego Rodríguez – Sobriedad impecable

Como buen cartesiano, Diego Rodríguez no duda, a la hora de señalar qué cualidades debe de tener la librería perfecta, en inscribir su respuesta sobre un eje de coordenadas: Principalmente proporcionalidad, es decir, unas dimensiones correctas, ajustadas a los distintos formatos y tamaños de libros. No hay que olvidar que, para un buen lector, la máxima preocupación radica en el perfecto almacenaje de sus libros. Y, en segundo lugar, está el hecho de que debe ser un componente más del espacio, quedar totalmente integrada en él gracias a unas proporciones ajustadas a la zona para donde está diseñada”. En cuanto a los materiales, él se decanta por “maderas nobles, lacas y metales, bien por separado o combinados”.

Y aunque el interiorista y diseñador apuesta siempre por el trabajo a medida, de no ser posible, señala “una firma en la que encontramos un producto donde se combinan a la perfección estética y función: Molteni; admiro la serie 505 de Nicola Gallizia y las D.357 de Gio Ponti”.

Pepe Leal – Lección magistral
4/5

Pepe Leal – Lección magistral

Debe ser, ante todo, práctica, y por eso tiene que tener estantes regulables –para que se adapten al tamaño de los libros u objetos a colocar– y hay que pensar en su uso, y hacer que el acabado sea muy resistente”. Y solo después pensar en que, además, sea bonita. Pepe Leal sabe muy bien dónde se esconde el secreto de la librería perfecta: “En mantener una buena proporción y ritmo entre las verticales y las horizontales; es fundamental lograrlo para que no quede demasiado pesada o achatada.

Para esto jugamos con los anchos de las verticales, o pilastras, y el número o espacio entre las horizontales, o estanterías. Particularmente, me gustan muy sencillas, con retículas ordenadas y de buena proporción”. Acostumbrados a sus clases maestras, queremos ir más allá: ¿y materiales? “Todos, desde las maderas –roble, castaño o pino– a los metales –mis preferidas–, DM lacado o escayola. Y también, las más in ahora, de metacrilato grueso en color”. Y se guarda un toque personal para el final: “Romper la monotonía con objetos, arte, postales o fotos antiguas, y hasta plantas, intercalados”.

As Interiorista – Empuje y flexibilidad
5/5

As Interiorista – Empuje y flexibilidad

Cada proyecto, y por lo tanto cada cliente, impone unas necesidades concretas, distintas: unas veces las librerías servirán solo para el almacenamiento ordenado de libros, en otros casos el objetivo principal puede ser, por ejemplo, el de separar ambientes. Lo importante en todos los casos es crear una armonía con el resto de la decoración, tanto en el diseño como en los materiales seleccionados para realizarla”. Ese es el punto de partida que nos marca la arquitecta de interiores Adriana Somoza, mitad junto a su madre, Caridad Tercero, del estudio AS Interiorista. Declara no tener fobias en cuanto a materiales, formas y estilos, e insiste en señalar cada nueva pieza a proyectar como “un reto al que encontrar solución. Nos encanta mezclar materiales cuando la ocasión lo permite, y plantear soluciones de iluminación, que dan un acabado muy confortable”.

Y a la pregunta del millón, responde: “Si tuviera que elegir algo ya producido, buscaría alguna pieza icónica y de diseño especial, como la librería Continental Plus de Joe Colombo, que me encanta”.