¿Eres de las que se ponen a limpiar y organizar toda la casa en tan solo un día? ¿Te pegas la maratón y luego acabas agotada? No hace falta dejarlo todo para el último momento, ni deberías acumular las tareas del hogar. Si lo haces, luego se te hará un mundo intentar dejar todo impecable.

Pasito a pasito y con constancia, puedes conseguir que tu casa luzca su mejor versión día tras día. Mantener viva la esencia de tu hogar no es tan difícil, simplemente, debemos ponerle ganas. Además, no es lo mismo levantarse y ver que está todo patas arriba que sentir la armonía de un ambiente confortable.

El método de Marie Kondo fue una gran revolución, pero ahora hay una nueva estrategia: el método 20/10. Está arrasando en todas partes y se conforma por tan solo 10 sencillas claves que podrás seguir fácilmente para mantener tu casa limpia y ordenada, ¡siempre!

Su nombre nos revela el objetivo: limpiar 20 minutos y descansar 10. Así, no te cansarás tanto ni se te hará eterna e interminable la jornada de limpieza. Tras el tiempo de estar manos a la obra, verás el final y agradecerás tener esos minutos para pararte y relajarte. Además, luego tendrás más energía para continuar con las tareas.

Poniendo tu granito de arena diariamente, conseguirás no tener que estar ajetreada todo un día limpiando. Y son pasos muy simples que podrás hacer en un momento, como hacer la cama todos los días, abrir las ventanas para ventilar el hogar y renovar el oxígeno, fregar los platos cuando acabas de comer, recoger las cosas y no dejarlas todas por el medio, guardar la ropa del tendedero…

Siguiendo estos trucos, podrás dejar de preocuparte por la apariencia de tu hogar, ya que se reflejará un ambiente agradable y cualquier visita será bien recibida. En la guía Cleaning Sucks: An Unf*ck Your Habitat Guided Journal for Less Mess, Less Stress, and a Hombe You Don’t Hate de Rachel Hoffman, encontrarás todos los consejos.

Fregar los platos
1/5

Fregar los platos

Es muy sencillo, pero no siempre lo hacemos. Fregar los platos nos quita tan solo unos minutos y, aunque estemos muy ajetreadas, es mejor dejarlos limpios después de cada comida. Por el contrario, se acumularán y formarán la indeseada montaña.

No dejar cosas por el suelo
2/5

No dejar cosas por el suelo

No recoger lo que se nos caen o dejar cosas en el suelo porque no encontramos un espacio donde ponerlas, es contraproducente. Te dará la sensación de que tu estancia es más pequeña y no estarás cómoda. En cambio, resulta agradable ver que todo está en su sitio.

Hacer la cama cada día
3/5

Hacer la cama cada día

El tiempo que perderás es mínimo y es un cambio que se notará muchísimo. Entrar en una habitación con la cama bien hecha no es lo mismo que cuando se van cayendo las sábanas por el suelo, ¿verdad? ¡Pues no salgas de casa sin hacer tu cama!

Ventilar la casa
4/5

Ventilar la casa

Nuestro hogar necesita renovar el oxígeno, de lo contrario, se acumulan los olores y no te resultarán para nada agradables. Abre las ventanas de tu casa siempre que puedas para ventilar y dejar que corra el aire.

Recoger la ropa del tendedero
5/5

Recoger la ropa del tendedero

No dejes la ropa en el tendedero más tiempo de la cuenta. Recogerla te quitará solo un par de minutos y esto permitirá, incluso, que puedas guardarlo para que no quede a la vista.