Sencillez, luminosidad y claridad son los pilares sobre los que se ha construido este proyecto de interiorismo de una vivienda en Reino de Valencia (Valencia). Armonía y elegancia definen su esencia, todo ello sin perder esa sensación de calidez que debe acompañar a cualquier vivienda.

Con colores claros y neutros entre los que predominan gris y blanco se buscaba aportar esa sensación de luz y de espacios amplios. Ese era uno de los objetivos principales: crear zonas amplias y luminosas, permitiendo que la luz natural de la fachada bañara toda la zona de día de la vivienda. Se consiguió gracias a la eliminación de un tabique original para crear una zona diáfana entre salón y comedor.

Con aproximadamente 120 metros cuadrados y 3,20 metros de altura, este proyecto de Destudio Arquitectura ha conseguido aprovechar cada centímetro de una obra que tenía muchas posibilidades de mejora para convertirse en una vivienda completa y totalmente renovada con todas las facilidades. Para seguir la premisa de crear espacios abiertos y amplios se tomó la decisión de distribuir la vivienda en salón-comedor en un solo espacio con cocina integrada, dos habitaciones, dos baños y un dormitorio principal que incluye vestidor y baño propios.

Salón comedor
1/6

Salón comedor

El salón-comedor forma parte de un espacio diáfano conjunto en que los tonos claros con toques de rosado y marrón juegan con la luz natural que entra por los ventanales aportando la sensación de amplitud y luminosidad buscada.

La columna de cemento situada junto a los ventanales añade un toque urbano y moderno a la vivienda, además de actuar como separador del área de comedor y la zona de sofá y televisión.

Cocina
2/6

Cocina

El cliente del proyecto tenía en mente un espacio en el que cocina está integrada en el espacio diáfano de salón-comedor. Para conseguir esa sensación, Destudio apostó por unas puertas correderas de hierro forjado y cristal que juegan, también, con un toque urbano y delimitan el espacio, todo ello sin bloquear la entrada de luz natural.

En cuanto al suelo, se combinan madera natural para el área de comedor y porcelánico para la zona de cocinado.

Dormitorio principal
3/6

Dormitorio principal

El dormitorio principal, de nuevo con el color blanco y los tonos neutros como protagonistas para desprender luminosidad entre los que predominan gris y azul claro, cuenta con baño y vestidor propios para conseguir una intimidad total en la zona de descanso.

Baño
4/6

Baño

El baño, al igual que la cocina, cuenta con un pavimento de porcelánico que también viste la pared y que juega con la madera del mobiliario y la luminosidad del blanco.

Habitación individual
5/6

Habitación individual

La segunda habitación de la vivienda, individual y de nuevo bañada con luz natural, combina el suelo de madera con tonos blancos y azules aportando tranquilidad y sensación de recogimiento, perfectos para una zona tanto de trabajo como de descanso.

Altura en los techos y luz natural
6/6

Altura en los techos y luz natural

La vivienda al completo cuenta con suelo de madera natural, logrando así una sensación de recogida y calidez que debe estar presente en cualquier hogar. Asimismo, todas las estancias juegan con las alturas de los techos, la iluminación y el color blanco en paredes para aportar esa sensación de amplitud y luminosidad.