El último proyecto del estudio de interiorismo de María Díaz Leguina consiste en una reforma integral completa de un piso en la calle García de Paredes, en la ciudad de Madrid.

Jugando con una distribución, instalaciones, soldados, carpintería y acabados nuevos y una decoración totalmente adaptada al cliente, el resultado es una cara totalmente nueva para un piso de 110 metros cuadrados, que está distribuido en un salón comedor y cocina abierta en un espacio diáfano, dos dormitorios y dos baños (uno de ellos en suite).

El cliente es un hombre que vive solo de unos 50 años, por lo que todo el mobiliario y las librerías se han realizado a medida y acorde con sus gustos.

Luminosidad y juegos cromáticos

De la vivienda destacan su luminosidad y su cromatismo, entre los que predominan los colores blanco y gris en distintas tonalidades, pero que también combinan en determinados elementos con tonos rojizos, azules y dorados y con estampados étnicos, que aportan dinamismo a las distintas estancias. Asimismo, la madera está presente en toda la vivienda, y se utiliza tanto para vestir todo tipo de mobiliario como para ser el elemento principal de superficies como determinadas paredes.

Cocina
1/4

Cocina

Abierta con vistas al salón-comedor de estilo diáfano, la cocina cuenta con una encimera larga en un ángulo de 90 grados con mobiliario blanco y un mármol en gris claro que combinan a la perfección.

En la pared restante, los electrodomésticos en gris oscuro, se encuentran empotrados en una superficie de madera clara que aporta un toque de color y dinamismo al espacio.

Fotografía: Carla Capdevila

Salón comedor
2/4

Salón comedor

Como elemento diferenciador de la vivienda, el salón, que comparte espacio diáfano con el comedor, cuenta con una zona de sofás en el que predominan los toques rojizos, dorado y azul oscuro tanto en los cojines de los sillones y sofás, con un estampado rallado, como en una alfombra étnica sobre la que descansan dos mesas acristaladas.

Los muebles, en blanco y en madera oscura, combinan con la gran estantería blanca en la pared que contiene la televisión y todo tipo de libros y piezas de decoración sobre un fondo en gris claro.

Fotografía: Carla Capdevila

Habitación suite
3/4

Habitación suite

Si hay una temática a la que recuerda la habitación principal de la vivienda, una habitación suite con baño, esta es la naturaleza.

Presente en la gama cromática de los cojines, verdes con rallas blancas, y en la manta en verde oscuro que reposa sobre la cama, también llena las estanterías de madera clara de la pared con figuras artesanales de animales y fotografías de naturaleza. El espacio culmina con un cuadro con un mapa dibujado de África en blanco y negro.

Fotografía: Carla Capdevila

Baño
4/4

Baño

El baño de la suite comparte la línea cromática que viste toda la vivienda: los colores blanco, gris en distintos tonos y madera clara combinan a la perfección logrando vestir un espacio de una manera tranquila y sencilla, pero también serena, apostando por la luminosidad que está presente gracias a la luz que entra por el gran ventanal.

Fotografía: Carla Capdevila