Si viajar ya es un deleite para muchas personas, imagina hacerlo en Navidad, pudiendo disfrutar de los mercados navideños más auténticos de toda Europa. Primero coge libreta y bolígrafo. Apunta cada uno de los destinos en los que puedes pasar unos días disfrutando de las luces, el color y el espíritu navideño. Sintiéndote uno más entre las calles de ciudades como Budapest, Praga o Viena. Espacios en los que prima el cuidado hacia los pequeños detalles. Nada falla, todos los elementos se colocan en perfecto estado para que, al atravesar calles como las de la ciudad de Estrasburgo, quedemos impresionados por el encanto con el que los franceses decoran su ciudad en Navidad.

Y es que, dese finales de noviembre hasta principios de enero, las grandes ciudades europeas acogen en el centro de sus urbes los tradicionales mercadillos navideños. Algunos llevan celebrándose desde hace más de cuatro siglos como es el caso de la ciudad alemana de Núremberg. Allí no falta su vino caliente con el que entrar en calor mientras paseas por los puestos que componen el mercado. La gastronomía es también el plato fuerte en los puestos navideños. En el caso de Estonia podrás probar algunos de sus dulces más típicos como el "Leiva supp", preparado con pan ácimo o el "kissel", a base de frutas del bosque.

Si todavía no tienes claro donde pasar las vacaciones de Navidad, aquí podrás encontrar algunas ideas para viajar. Además de para disfrutar del encanto que viste a las ciudades europeas durante la época más acogedora y entusiasta del año.

 

Mercadillo navideño de Tallin (Estonia)
1/6

Mercadillo navideño de Tallin (Estonia)

Si por algo es conocida la ciudad de Tallin (Estonia) es por su casco antiguo y su entorno medieval. Pero, en cuánto llega la Navidad la ciudad se transforma y sus calles se visten de luces navideñas. En la plaza del Ayuntamiento se reúnen más de 50 puestos diversos y rodeados por un abeto que te sorprenderá nada más llegues a la plaza.

Existen centenares de artículos que puedes comprar en cada uno de los puestos. ¿Su producto estrella? La artesanía de cristal frente a la que no podrás resistirte. Si prefieres decantarte por algo de comida, también puedes pasear junto al mercado mientras disfrutas de salchichas, sopas calientes, chucrut y otras recetas típicas de la cultura de Estonia. Tampoco falta en este mercado navideño el vino caliente con el que cada uno sobrelleva mejor el frío y la nieve que tiñen la ciudad durante el invierno.

Mercado navideño de Viena (Austria)
2/6

Mercado navideño de Viena (Austria)

Viena (Austria), además de ser una de las ciudades que más relación guarda con la tradición musical, es también la capital europea por excelencia de los mercados de Navidad. Las luces, los regalos y la comida no faltan en esta ciudad a la que puedes ir si deseas introducirte de lleno en el mundo de la magia navideña. No solo tiene un mercado, sino que, en Viena casi todas las plazas de la ciudad cuentan con casetas de madera en las que puedes entretenerte y conocer la artesanía local y sus objetos decorativos navideños.

Entre todos los mercados de Navidad destaca el que ponen cada año frente al Palacio de Schonbrunn o el del Ayuntamiento. Eso sí, estos son los dos más turísticos y que llama la atención por la cantidad de luces que desprenden. Si prefieres pasear tranquilamente y deleitarte con artículos propios de Viena, entonces tu sitio está en el barrio de Spittelberg o en el mercado de Navidad en Karlsplatz.

Mercado de Navidad de Praga (República Checa)
3/6

Mercado de Navidad de Praga (República Checa)

Praga resuena como uno de los grandes destinos si tu idea es viajar y deleitarte con un mercado navideño. Es el más grande de la República Checa y dicen que el más bonito. Seguramente por su centro histórico que, como si fuera sacado de un cuento, rodea los puestos del mercado.

Aunque hay varios espacios que no puedes perderte en Praga. Uno de ellos es la Plaza de la Ciudad Vieja en la que puedes perderte paseando por sus tienes. También encontrarás productos muy interesantes en la Plaza Wenceslao y la de la República. Si eres un amante de los árboles navideños y sus luces, no puedes perderte el encendido del gran Árbol de Navidad que tiene lugar cada 29 de noviembre en Praga.

Mercadillo navideño de Budapest (Hungría)
4/6

Mercadillo navideño de Budapest (Hungría)

Hungría llama la atención de muchos turistas y más en Navidad, una fecha en la que cada ciudad viste sus calles de luces y artículos navideños. Pero si una destaca por encima de todas esa es Budapest.

El mercado más grande se encuentra en Vorosmarty tér, junto a Vaci utca, la calle más comercial de la ciudad. En sus puestos puedes encontrar uno de esos productos que sorprenden por el cuidado y la calidad con los que han sido elaborados. De la gastronomía tampoco podrás librarte, deléitate con su Pollo Paprika y la Tarta Dobos. Si Budapest ya tiene una luz especial durante todo el año, imagina en Navidad.

Mercado navideño de Núremberg (Alemania)
5/6

Mercado navideño de Núremberg (Alemania)

Cada mercado y cada ciudad destacan por algo. En el caso de la ciudad pintoresca de Núremberg (Alemania) nos quedamos con su tradición, ya que es un mercado de Navidad que lleva celebrándose desde hace más de cuatro siglos. La historia medieval de la ciudad podemos encontarla en las calles peatonales que los alemanes decoran con mucho entusiasmo. Sus luces te sorprenderán, pero, sobre todo, la gastronomía. Las especialidades locales que no puedes irte sin probar son las almendras tostadas, las típicas Lebkuchen (una especie de galletas con especias y miel) y el Glüwein, el vino caliente especiado.

Mercado navideño de Estrasburgo (Francia)
6/6

Mercado navideño de Estrasburgo (Francia)

En Francia también podemos encontrar uno de los mercados de Navidad más antiguos. Es el caso de la ciudad de Estrasburgo, que vive la Navidad tan intensamente como sus vecinos germanos desde 1570. Desde esta fecha se celebra el mercado de Navidad más antiguo de toda Francia, conocido como  “Christkindelsmarik” y ubicado en la plaza Broglie. Perderte en la Alsacia francesa tiene todavía más encanto si es Navidad. Podrás disfrutar de las decoraciones más populares de la región, comprar detalles para amigos y familiares e incluso probar la confitería local. Ya a la noche, no olvides pasear por la ciudad y fijarte bien en cada una de las luces que cubren las calles.