Un lugar de encuentro donde disfrutar la vida. Desde que se entra por la puerta de este establecimiento podemos sentir una atmósfera pintoresca que nos cuenta la historia de "La Marquesa", una señora que se muda a esta casa después de tiempos difíciles en busca de una vida mejor. Así funda en esta casa un bar donde, además de vivir, disfruta de agradables encuentros, la mejor selección gastronómica y música en directo ¿qué más se puede pedir?

La arquitecta Alexa Núñez, del estudio Diestra Interiorismo, supo captar la esencia de esta historia y plasmarla en esta reforma con la que ha dado vida a La Marquesa. Ubicado en el Bulevard Tamaulipas dentro de Plaza Forum en Ciudad Victoria, este restaurante se ha proyectado representando una de las antiguas casonas de la zona, para lo que se han utilizado técnicas mixtas con el fin de lograr un efecto de desgaste que le aportara carácter y personalidad.

Un espacio que se ha convertido en punto de encuentro para disfrutar de la vida y una excelente gastronomía. La música en vivo y la extensa variedad de cócteles nos transportan a sus orígenes y lo vuelven un lugar de obligada visita en el que dejarse llevar por cada uno de los sentidos.

Tributo al pasado

Con el diseño y la arquitectura del lugar se ha intentado trasladar a los visitantes a otra época recuperando la esencia más tradicional de los antiguos pueblos del caribe. Un carácter que ha quedado latente en los detalles del interiorismo de esta casona abandonada. El efecto de desgaste como distintivo, se combina con imponentes obras de arte que mantienen este viaje por el pasado: obras virreinales, retratos de condes, nobles… que, acompañados de frases divertidas, crean un ambiente único y relajado.

Un pasado desprotocolizado e irreverente en el que la mismísima Marquesa toma partido y, gustosamente, se convierte en una notable anfitriona. La magia se completa al llegar la noche cuando el restaurante se transforma y deja espacio para la mejor música cubana en vivo.

Reminiscencias del pasado
1/3

Reminiscencias del pasado

La Marquesa se ha proyectado como una vieja casona en la que se han cuidado todos los detalles. Con el uso de técnicas cruzadas se ha logrado crear un efecto de desgaste en sus paredes y mobiliario que nos traslada al siglo pasado.

Foto: Francisco Álvarez de "The Raws"

Valor artístico
2/3

Valor artístico

Además del impresionante mural que preside el salón, encontramos multitud de retratos de personajes históricos recuerdo de un pasado que nos persigue a cada paso que damos por el restaurante.

Foto: Francisco Álvarez de "The Raws"

Suelo lleno de vida
3/3

Suelo lleno de vida

El pavimento elaborado con recuadros blancos y negros que se alternan provocando un llamativo efecto visual que nos incita a salir a bailar. Un suelo elegante que combina con la esencia clásica del lugar.

Foto: Francisco Álvarez de "The Raws"