Nos encantan las plantas. Las colgantes, las llamativas, las que no necesitan luz. Por eso no podemos dejar de hablar de ellas. Y porque, además, son ideales en la decoración de interiores. Imagina una casa blanca, pulcra, silencio. Luego otra en la que las plantas aporten ese toque natural capaz de iluminarlo todo. O, al menos, hacernos sentir la naturaleza desde el corazón mismo de la ciudad.

Seguro que las viste en algún restaurante moderno y 'hipster'. De esos en los que las plantas son un elemento imprescindible en la decoración. O quizá en casa de algún 'millenial' por su tendencia a recargar las casas con macetas. Sin más rodeos, se trata del kokedama, una técnica japonesa donde el protagonista absoluto son las plantas. Pero ¿qué es el kokedama? ¿Qué le diferencia del resto de técnicas?

 

Los kokedamas son una técnica artesanal donde se elimina la maceta y el sustrato de una planta y se sustituye por una bola arcillosa que retiene el agua. 

 

Esta bola se forra de musgo, dando como resultado una maceta natural muy decorativa y estimulante que rompe nuestros modelos mentales de recipiente para plantas. De hecho, kokedama significa bola de musgo en japonés y es una mezcla de conceptos y de técnicas usadas en Japón como:

  • Nearai: cultivo de plantas en un cuenco de arcilla o sobre una roca, donde el sustrato queda prácticamente en el aire.
  • Kusamono: cultivo de plantas sobre un pequeño cuenco, colocado sobre una madera lacada.
  • Bonsai: cultivo de plantas, como árboles y arbustos, que son obligados a contener su crecimiento.

Si por algo resulta interesante el kokedama es por su originalidad. No existen dos iguales, ya que cada una hecha hecha de manera totalmente artesanal. Cada persona puede fabricar su propia versión a través de esta planta que se cultiva con una mezcla de tierras rodeada de una capa de musgo. Es decir, que la maceta está totalmente viva.

La pregunta es: ¿Son plantas de exterior o de interior? Por lo general se suelen colocar en el interior en vez del exterior, ya que en este caso necesitarían más atención y cuidados. Así, en caso de que decidas poner en tu vida un kokedama, la mejor idea es que sea en el interior. Así, podrás decorar salas y rincones con diferentes plantas como los helechos, hiedras, rosas, geranios, etc.

 

Mantenimiento y colocación de los kokedama

Su mantenimiento no difiere mucho de las plantas cultivadas en maceta. Te recomendamos que las riegues por inmersión o por aspersión de la bola de musgo. La frecuencia de riego depende de la época del año, en períodos fríos, será más espaciado que en períodos cálidos.

Si quieres decorar tu casa con kokedama debes elegir un sitio correcto e iluminado, cerca de una ventana y, sobre todo, alejado de las calefacciones o corrientes de aire. ¡Ah! Y si quieres ser un moderno total, súmate a la revolución de los kokedamas colgándolos en techos y paredes. Una manera sencilla de aportar elegancia y naturalidad al espacio. Te mostramos ahora algunos de los beneficios de tener en tu casa esta técnica japonesa.

 

 

 

 

 

Una técnica sencilla y muy estética para decorar
1/5

Una técnica sencilla y muy estética para decorar

Como habrás podido observar, el kokedama es una técnica artesanal en la que se elimina la maceta y el sustrato de una planta. Este último se sustituye por una bola arcillosa que retiene el agua y que se presenta, para muchos, de lo más moderna. Una maceta natural muy decorativa que rompe con el clásico recipiente para plantas.

Sirve prácticamente para cualquier planta
2/5

Sirve prácticamente para cualquier planta

Antes de integrar en la decoración de tu casa el kokedama, debes saber que se pueden realizar con la mayoría de plantas. Puedes elegir entre aquellas más efímeras o más duraderas, pequeñas o grandes, con o sin flor. Eso sí, fíjate muy bien en cómo responden a los trasplantes y su estado vegetativo para trabajar con más o menos cuidado.

Invaden los espacios de verde
3/5

Invaden los espacios de verde

Seguro que en más de un restaurante moderno has visto colgar kokedamas por las paredes y las estanterías. Sorprenden, ¿verdad? Sobre todo porque, al no necesitar macetas, solo un apoyo (como una piedra o madera) o cuerda, pueden ser colgados de cualquier sitio. Son como cosques flotantes que atrapan por su sutileza.

Grandes ventajas para tus plantas
4/5

Grandes ventajas para tus plantas

¡Tus plantas pueden estar muy bien nutridas siendo kokedamas! Más allá de su virtud estética, esta técnica aporta a la planta ventajas como la aireación a las raíces o la retención de nutrientes gracias a uno de sus componentes, la arcilla akadama.

Son el resultado de un trabajo creativo y artesanal
5/5

Son el resultado de un trabajo creativo y artesanal

¿Sabías qué con esta técnica puedes convertir en kokedamas desde un árbol hasta una pequeña suculenta de 2 cm de altura? Se trata de un método que te permite explorar y jugar con la materia viva hasta crear verdaderas obras de la naturaleza.