A un ritmo frenético. Así se disputó la última prueba de habilidad del concurso, que tuvo como escenario la ciudad de París. Y es que la caravana de Masters de la Reforma desembarcó esta semana en la capital francesa para hacer frente a la reforma de las habitaciones del Room Mate Alain de Kike Sarasola. Antes, las tres parejas concursantes debieron salir a buscar los objetos que el interiorista Lorenzo Castillo había elegido en tres anticuarios de la ciudad.

Los momentos más divertidos de la prueba los protagonizaron, una vez más, Álex y Naomi. Y es que la joven pareja ha vuelto completamente loco al chófer que les acompañaba. Le han hecho cantar, explicarles toda su vida e, incluso, bailar Bollywood. Quizá por tanta actividad el conductor se equivocó y les llevó al mercado erróneo. Pese al error, finalmente lograron encontrar el anticuario, donde les esperaba un busto de grandes dimensiones.

Así era el busto que les tocó transportar a Álex y Naomi

También tuvieron algún que otro problema con el chófer los gemelos. En una de las paradas para buscar la pista con las indicaciones hasta la tienda, el conductor se perdió en el Arco de Triunfo y tardó bastante tiempo en volver a recogerlos. Un contratiempo que desanimó mucho a los de Barcelona, que se vinieron de nuevo arriba al localizar el objeto que Lorenzo Castillo les había asignado.

Los gemelos fueron segundos en la prueba de habilidad

Los ganadores de la prueba fueron Iratxe y José. La vasca, que ha vivido varios años en París, se movió como pez en el agua por las calles de la ciudad francesa y consiguió llegar sin ningún problema hasta el anticuario que les había tocado. La condición de primeros en la yincana les permitió repartir las habitaciones del hotel que reformarán en la segunda prueba de esta emocionante final. José decidió asignar la habitación de mayores dimensiones a Álex y Naomi, terceros en la yincana. Iván y Albert fueron finalmente segundos.

Iratxe hizo valer su ventaja de haber vivido en París