Foto: Slava Fleor

Perdida en las inmensas llanuras siberianas -Rusia- encontramos una casa que brilla por sí misma. En un entorno completamente aséptico, la fuerza y dinamismo de esta residencia cautivan y embaucan como si de un oasis en medio del desierto se tratara. En su interior, 150 m2 polivalentes en los que se han eliminado todas las barreras y estereotipos permitiendo que cada estancia evolucione según el momento y la necesidad.

Detrás de este escéptico proyecto encontramos a la diseñadora Elena Rybalkina, cuyo principal objetivo era integrar en un mismo lugar el taller artístico y una zona de exposición donde el autor pudiera presentar sus colecciones. El resultado es un espacio transformador libre de límites que huye de los conceptos clásicos, abierto a mil posibilidades, vibrante y dinámico.

“La creatividad no tiene límites, invité al cliente a experimentar con los colores, las formas y los materiales”, Elena Ryalkina.

Interiorismo vibrante e irreverente en una residencia privada en Siberia

Foto: Slava Fleor

Para ello se maximizaron las entradas de luz instalando amplios ventanales que permitieran la entrada de la energía solar directa. Los bloques de hormigón de diferentes formas se alteran con el ladrillo en bruto creando un efecto gráfico y escultórico diferente a las paredes. En cuanto al color, un gris antracita que destaca las obras expuestas sobre él.

Una vivienda concebida por y para el arte, donde la creatividad no tiene límites. Un proyecto muy interesante que dio lugar a una vivienda tremendamente funcional y cómoda, a la vez que provocativa. “Me encanta ver a los invitados venir aquí por primera vez. Cómo ven los detalles, preguntan de qué se hace, cómo sonríen y se vuelven más directos, se liberan, se dejan llevar por la atmósfera dela creación.

Hall
1/7

Hall

Nos dan la bienvenida unas consolas hechas de fragmentos informales de materiales de construcción que hace las funciones de podio en el que se muestra la colección. Estas nos anticipan la atmósfera creativa que nos encontraremos en el interior, así como la obra New Bremen, inspirada en antiguas pinturas rupestres locales.

Foto: Slava Fleor

Detalles auténticos
2/7

Detalles auténticos

‘Impression is the new black’ narra el gran neón que preside la sala. Este eslogan es la motivación que dio vida a Art House y el camino a seguir.

Foto: Slava Fleor

 

Tres galerías de arte
3/7

Tres galerías de arte

En sus 150 m2 encontramos tres galerías bastante espaciosas, que fluyen de una a otra para mostrar pinturas de autor, fotografías, esculturas de la futura colección de clientes. Este espacio está pensado también para fiestas, reuniones creativas o para el disfrute privado de los propietarios.

Foto: Slava Fleor

'Entrada de fiesta'
4/7

'Entrada de fiesta'

Cada sala se proyectó con dos entradas diferenciadas, la principal y una “de fiesta” independiente que sirva como “escape” en medio dela diversión. En cada una, unos escalones sirven en ocasiones como lugar para sentarse. En el suelo, detalles de pintura derramada artísticamente, enfatizan el propósito creativo del espacio.

Foto: Slava Fleor

El lienzo
5/7

El lienzo

Como telón de fondo se conservaron los bloques de hormigón y el ladrillo visto, combinando las paredes y el techo en color gris grafito. El suelo, de terrazo de mármol, se ha elaborado según un patrón geométrico diseñado por el artista.

Foto: Slava Fleor

Mobiliario versátil
6/7

Mobiliario versátil

Se buscó que los muebles fueran cómodos a la vez que artísticos y que estos ofrecieran libertad, sin estar atados a una zona en concreto. Era importante que los elementos se pudieran cambiar o variar dependiendo del estado de ánimo, el número de invitados, la temporada…

Foto: Slava Fleor

Taller de cerámica
7/7

Taller de cerámica

Una atmósfera mucho más naive en la que, el suelo y las paredes, están rociados por pintura lo que enfatiza la creatividad del espacio. Una estancia plenamente práctico y funcional.

Foto: Slava Fleor