¿Sueñas con la llegada de las merecidas vacaciones y poder disfrutar del mar? José Miguel Simón, interiorista y director de Iconno, te da las claves para que tu casa adquiera un estilo muy marinero. Pequeños detalles para entrar en modo vacaciones.

Azul que te quiero azul
1/5

Azul que te quiero azul

“El azul y el blanco son los dos colores asociados con el mundo marino, por antonomasia", comenta José Miguel. Elige unos detalles en esos colores y salpícalos por toda la casa. Unos cojines azules, otros blancos, unas lámparas que evoquen el mar, una nueva vajilla en azul y blanco, unos manteles, una colcha para el dormitorio con motivos marinos, un nuevo sofá azulón…

“La lámpara Night Birds de Brokis es una apuesta segura. Simula unas gaviotas en pleno vuelo”, añade Simón.

Recién salido del mar
2/5

Recién salido del mar

“A los tonos marinos puedes sumar unos cuenquitos con arena y caracolas, unos móviles de conchas, unas estrellas de mar…”, aconseja. Y, para la habitación de los niños, unos peces y caballitos de mar hechos con papel maché o, mucho más sencillo, con goma Eva (les encantará pegarlos en el lateral de la cama y por las paredes).

Aromas oceánicos
3/5

Aromas oceánicos

“Algunas firmas, como Equivalenza, cuentan con velas aromáticas que huelen a mar”. Hazte con unas cuantas (olor a océano, se llaman) y repártelas por toda la casa.

El sonido del romper de las olas
4/5

El sonido del romper de las olas

Para sentirte cerca del mar es fundamental oírlo. Hoy en día es bien sencillo, puedes encontrar decenas de grabaciones de las olas rompiendo, o del sonido del mar en calma, en youtube, spotify… También puedes optar por el chill-out como banda sonora. Siempre recuerda a las puestas de sol veraniegas.

Manjares estivales
5/5

Manjares estivales

La guinda del pastel la pondrán unos tintos de verano o unas cervezas bien frías (si todavía no lo tienes, es hora de que compres un grifo para colocarlo en la terraza) acompañados de unos pescados al horno, unos arroces, unas buenas ensaladas… y, por supuesto, tus amigos. Porque, qué sería del verano sin los amigos, la comida y las sobremesas… Pues eso, aprovecha los fines de semana y que disfrutamos de los días más largos del año para hacer comidas y cenas entre amigos con menús muy veraniegos.