Cuestión de estrategia: ¿Capitanear o delegar?

El equipo de Albert e Iván, los cascos azules, parecía mejor organizado, pero se les complicaron las cosas: en la planta baja no avanzaron y, salvo el baño, el resto de las estancias quedaron incompletas, mientras que en la primera se desató el conflicto entre los de Elche y Silvia y Maite. Albert delegó la elección de los paramentos verticales en los interioristas y, al final, se desatendió el proyecto inicial, que incluía el empapelado.

La capitana Jéssica decidió dónde iría cada elemento del jardín y replanteó los planos. Encargó a José y a Paco la construcción de las jardineras y al resto pintar la fachada y montar la valla de madera. Trajo cola la fabricación de las jardineras, con el murciano desoyendo las advertencias de la jefa de obra y enfrentándose a su propia capitana. El problema fue a más por culpa del transporte del césped, lo que derivó en la amenaza de abandono del concurso de los murcianos, y mandar así a su equipo a eliminación. Tras la tormenta llegó la calma.

Martillo de oro

Por primera vez se hizo uso del martillo dorado. Albert e Iván solo invirtieron 30 minutos de la hora que tenían para solucionar dudas con Carolina Castedo. Tan solo preguntaron por la tarima flotante, cuando había muchas más ejecuciones”.

Os dejamos una selección de las mejores imágenes de la reforma del albergue. 

Así fue la reforma del equipo azul
1/8

Así fue la reforma del equipo azul

Así fue la reforma del equipo azul
2/8

Así fue la reforma del equipo azul

Así fue la reforma del equipo azul
3/8

Así fue la reforma del equipo azul

Así fue la reforma del equipo azul
4/8

Así fue la reforma del equipo azul

Así fue la reforma del equipo verde
5/8

Así fue la reforma del equipo verde

Así fue la reforma del equipo verde
6/8

Así fue la reforma del equipo verde

Así fue la reforma del equipo verde
7/8

Así fue la reforma del equipo verde

Así fue la reforma del equipo verde
8/8

Así fue la reforma del equipo verde