Solemos prestar atención a la decoración del salón, de la cocina o el dormitorio principal y, en cambio, del baño o el comedor a veces nos olvidamos. Ni una ni otra deberíamos dejarlas en un segundo plano, pero sobre todo la del comedor. El por qué te lo estarás imaginando: en el comedor recibimos a gran parte de nuestras visitas, con lo que, después del recibidor, que es la primera impresión de nuestro hogar, es una de las habitaciones que más vamos a disfrutar en compañía y eso merece un poco de atención extra, ¿no crees?

La ventaja del salón es que como no pasamos muchas horas en él y no es un lugar destinado a la calma y la relajación –como en el caso del salón– nos podemos permitir ser un poco más atrevidos e ir un paso más allá en la decoración apostando por tendencias, muebles, estampados e ideas que normalmente descartamos. De hecho, una decoración con colores vibrantes y llamativos es el mejor aderezo para las cenas que organicemos con familiares y amigos.

¿Te preocupa su tamaño? Que lo haga solo si quieres montar un evento con más de 30 personas, ahora bien, que no suponga un límite para dar rienda suelta a la decoración. Del mismo modo que hemos comprobado que no hay dormitorio pequeño, tampoco debes pensar que tienes un mini comedor. Soluciones prácticas y bonitas siempre existen, independientemente de lo que mida.

 

Distribución equilibrada

No se trata tanto de recortar en el número de muebles que incorporamos al salón, tiene más que ver con la forma en la que organizamos el ambiente. Si tenemos un comedor pequeño deberemos conseguir que la circulación y la luz fluyan por todo el espacio, eliminando cualquier obstáculo.

Es una estancia que si queremos aprovechar al máximo debemos colocar solo la cantidad de muebles necesarios.

 

Espacios abiertos

Tendremos la sensación de que el comedor es más grande, más ancho y más espacioso y no está rodeado de paredes. Esto lo lograrás al abrir uno de los tabiques y construir un espacio abierto en el que además ayudarás a que la luz fluya de forma natural. ¿Lo ideal? Que el comedor esté abierto a la cocina o incluso al salón para que la actividad en ambas estancias se suceda sin interrupción.

 

Soluciones multifuncionales

La primera regla para potenciar un espacio pequeño es que no podemos malgastar ningún centímetro, la solución pasa por incluir muebles que sean multifunción. Por ejemplo, contar con un banco que además tenga espacio para guardar cosas en su interior o bien, un carrito que haga las veces de mueble bar y de mesa supletoria.

Banco y almacenaje
1/14

Banco y almacenaje

Visto en:  Feast home

Una pared en color
2/14

Una pared en color

Visto en: Mariona albergue

En barra
3/14

En barra

Visto en: Lighting Stores

Comedor pequeño y sofisticado
4/14

Comedor pequeño y sofisticado

Visto en: Luxxu

Apoyada en la pared
5/14

Apoyada en la pared

Visto en: Zakadecor

¿Espacio estrecho? Mesa alargada
6/14

¿Espacio estrecho? Mesa alargada

Visto en: Essential Home

Las ventajas de un salón comedor
7/14

Las ventajas de un salón comedor

Visto en: Crucial

La mesa, en el salón
8/14

La mesa, en el salón

Visto en: Jessica Elizabeth

Rendirse al color azul
9/14

Rendirse al color azul

Visto en: Nordic Treats

Alfombra a rayas
10/14

Alfombra a rayas

Visto en: Etsy

Mesa redonda
11/14

Mesa redonda

Visto en: Aeolia Decor

En un rincón
12/14

En un rincón

Visto en: Jessica Elizabeth

Sin obstáculos
13/14

Sin obstáculos

Visto en: Homiku

Que fluya la luz
14/14

Que fluya la luz

Visto en: Jessica Elizabeth