Si convives con felinos, ya te habrás dado cuenta de que son seres enigmáticos e independientes que disfrutan investigando y explorando todo lo que está a su alrededor. A diferencia de otros animales de compañía como los perros, los gatos se han domesticado a sí mismos y, aunque también necesitan el contacto con sus dueños (a los que ellos consideran sus mascotas), mantienen bien despiertos sus instintos naturales. De ahí la necesidad de trepar, descansar, refugiarse y sentir en todo momento que son los amos de su casa.

Para ellos, su espacio vital se compone de cuatro zonas básicas: alimentación, evacuación, juego y descanso. Teniendo estas áreas cubiertas, viven felices y tranquilos y, a cambio, dan infinitas muestras de cariño a sus cuidadores.

Las dos primeras son fáciles de satisfacer. Bastará con un comedero, un bebedero y un arenero en un lugar ventilado y alejado de miradas que preserve su intimidad. Pero, ¿qué hay de las otras dos? Para liberar toda su energía y mantenerse ágiles y en forma, necesitan mucho más que una cama para dormir y un rascador.

Su espacio vital se compone de cuatro zonas básicas: alimentación, evacuación, juego y descanso

Con el objetivo de dar respuesta a estas necesidades y crear espacios amigables para los gatos en los entornos humanos, nació la gatificación. Un movimiento que hoy es tendencia y que se basa en la decoración de la casa desde una mirada felina. Se trata, en definitiva, de integrar en el hogar distintos elementos para garantizar el bienestar de tu mascota sin renunciar por ello a la estética. 

Como verás, existen diferentes fórmulas para convertir tu hogar en un lugar más estimulante y divertido para tu gato. Podrás llegar tan lejos como te lleve tu imaginación siempre que salvaguardes su seguridad y la del resto de los integrantes de la casa.

La clave está en mimetizar los distintos elementos en el ambiente y en encontrar el punto de equilibrio entre lo que resulta útil y esencial para ellos y cómodo y agradable, para ti.

Aquí te mostramos algunas ideas en base a las aficiones preferidas de estos mininos que merodean libremente por su morada en busca de nuevas aventuras. Si eres amante del DIY, pueden servirte incluso de inspiración para materializarlas tú mismo. 

Apenas es gato y ya anda en el tejado
1/5

Apenas es gato y ya anda en el tejado

A los gatos les encanta andar por las alturas. Seguro que más de una vez te has sorprendido al encontrar al tuyo en los rincones más insospechados. Además, cuando quieren alcanzar algo, siempre encuentran la manera de llegar hasta ello.

Así que, si les gusta trepar y corretear por lo más alto, ¿por qué no ponérselo más fácil? Puedes aprovechar las paredes, los huecos sobre las puertas e incluso los techos, para instalar puentes, pasarelas, estanterías o cualquier otro tipo de soporte que le sirva para saltar y moverse tranquilamente de un lugar a otro.

Las alternativas son infinitas y puedes combinar multitud de elementos para crear un parque de atracciones como este de Etsy, que incorpora en un mismo circuito hasta una cama. Cuando lo descubra, no querrá bajar y a ti te encantará verlo disfrutar. 

Aquí hay gato encerrado
2/5

Aquí hay gato encerrado

Esconderse es otro de sus pasatiempos preferidos. Por eso, a menudo se escabullen para introducirse en cualquier lugar oscuro en el que sentirse relajados y seguros. Lo mismo da un cajón, que un armario o el hueco de detrás del sofá.

Aunque pueda utilizar cualquier objeto para jugar al escondite, siempre puedes colocar algún elemento decorativo que le ayude a encontrar un nuevo rincón en el que alejarse de las miradas y los ruidos del día a día. Por ejemplo, esta sencilla caseta de Ikea será un excelente refugio para él y una mesa auxiliar, para ti.

Gato dormilón, no pilla ratón
3/5

Gato dormilón, no pilla ratón

Los gatos pueden llegar a dormir unas 16 horas al día, repartidas en pequeñas siestas. Además, les gusta cambiar de sitio de forma habitual y localizar diferentes puntos en los que adormecerse plácidamente.

Aunque no son demasiado exigentes a la hora de acomodarse y, de hecho, pueden hacerlo en cualquier superficie, es evidente que, al igual que cualquiera, siempre buscan cierta comodidad.

Para ofrecérsela, tienes todo tipo de opciones al alcance. Hay camas con todas las formas inimaginables, cojines de lo más variados, cestos… Y tienes también opciones colgantes tan decorativas como esta preciosa hamaca de Etsy, que puedes colocar en cualquier rincón que sea de su agrado.     

Cara de beato y uñas de gato
4/5

Cara de beato y uñas de gato

Como buenos cazadores, los gatos siempre tienen la necesidad de mantener sus uñas afiladas y listas para cualquier situación que se presente. Por eso, si no tienen rascadores a mano, intentarán ejercitar sus garras en el sofá, en las cortinas o en lo primero que encuentren.

Es recomendable, por lo tanto, instalar rascadores en diversos puntos que estén a la vista y que sean fácilmente accesibles para ellos. A los típicos de sisal en forma de poste, puedes añadir algunos de pared, como este de MiaCara, con un diseño elegante e integrado en el ambiente.    

El oficio del gato, matar el rato
5/5

El oficio del gato, matar el rato

Una buena solución si no dispones de mucho espacio libre es integrar todos los elementos citados anteriormente en uno solo. Los árboles, algunos con diseños tan bonitos como este de Mau, combinan zonas para descansar, trepar, jugar, esconderse y afilarse las uñas. Todo en uno.

Los hay de pared, de techo o sin sujeción. Existe una amplia variedad de estilos entre los que escoger el que mejor se adapte tanto a las necesidades de tu gato como a la decoración de tu hogar.