Los pequeños placeres, como leer un buen libro u hojear el último número de ‘Interiores’, son aquellas cosas que nos permiten disfrutar de la vida, y de paso de nuestra casa, sin necesidad de grandes desembolsos o exceso de metros cuadrados. Siempre, eso sí, que el rincón de lectura elegido reúna un mínimo de requisitos. Aunque la cama o el sofá pueden servirte, lo mejor es dedicar un espacio a este fin. ¿No nos crees? Estas ideas de decoración te ayudarán a diseñar un lugar lleno de encanto en medio del salón. ¡Toma nota!

Ten cerca una librería
1/8

Ten cerca una librería

No hay rincón de lectura en una sala de estar sin una biblioteca al lado o, al menos, no demasiado lejos. Esto es debido tanto por el lado práctico como por el estético, y ese aire encantador que evoca la imagen de una biblioteca antigua. Si se se trata de un espacio pequeño, evita las estanterías de gran tamaño o los muebles empotrados enormes: dos o tres estantes bastarán. Mientras que, si tu librería del salón es XL, ponlo cerca y no dupliques mobiliario. ¡Con una basta! Foto: Ikea

Toma asiento
2/8

Toma asiento

¿Sillón, otomana, sofá de dos plazas, chaise longue o cojines de suelo? Todo depende de los metros disponibles. Eso sí, para que realmente pierdas la noción del tiempo y te sumerjas en el maravilloso mundo de los libros, el asiento (sea cual sea), debe ser muy (muy) cómodo, con una tapicería apetecible y, a ser posible, con reposabrazos. El reposapiés es de libre elección, aunque lo agradecerás si quieres relajarte o echarte un sueñecito. Foto: Nest

Busca (y encuentra) la ubicación idónea
3/8

Busca (y encuentra) la ubicación idónea

Lejos del pasillo, la televisión y, preferiblemente, cerca de una pared o una esquina. Para ser acogedor y favorecer la concentración, debe recrear el efecto de un domitorio, es decir, una burbuja fuera del bullicio propio de esta estancia social. Lo bueno es que no necesitas que sea XL, aunque esto ayuda, ya que se adapta perfectamente a espacios reducidos: entre dos muebles, debajo de una ventana, en un hueco entre tabiques… Foto: Hartô

Pon una mesa auxiliar
4/8

Pon una mesa auxiliar

Porque, ¿dónde apoyar la taza de café, la copa de vino o las gafas si no es en ella? Sin duda, un rincón de lectura cómodo necesita (casi) obligatoriamente una mesita auxiliar, pero en caso de que no tengas metros suficientes, el estante de la librería o el aparador cercano pueden hacer las veces de esta pieza. Aunque el suelo puede ser una opción, no es precisamente la más ergonómica. Foto: Ethnicraft

Elige la paleta cromática adecuada
5/8

Elige la paleta cromática adecuada

Todo depende de la distribución, el espacio disponible y la planta de la estancia, pero el rincón de lectura debería ser en teoría una burbuja de serenidad integrada en el salón. Para lograr esa atmósfera relajante, apuesta por colores suaves o profundos, más que por brillantes, adaptándolos a la decoración existente. Con beis (de plena actualidad esta temporada), rosas ​​empolvados y neutros siempre acertarás, al igual que con tonos intensos, como azul índigo o gris antracita, que favorecen un ambiente cocooning. Foto: Tine K Home

Delimita el espacio
6/8

Delimita el espacio

Esta es la regla número uno para configurar cualquier rincón dentro de otro ambiente: establecer límites. No estamos hablando de colocar tabiques alrededor de un sillón, sino de ‘dibujar’ el espacio para crear un lugar acogedor e independiente. Para lograrlo, puedes pintar las paredes de un color distinto al resto, usar un estiloso papel pintado, una alfombra, un biombo, una cortina, un suelo diferente... ¡Elige tu opción! Foto: & Tradition

No olvides encender la luz
7/8

No olvides encender la luz

La iluminación es tanto la clave para un ambiente íntimo como la herramienta esencial para leer con comodidad. ¿La ideal? Una lámpara de pie o de sobremesa con un diseño especial, que sea tan decorativa como práctica y te proporcione luz suficiente para leer en papel y en eBook. Foto: Alternative Flooring

Crea un ambiente acogedor
8/8

Crea un ambiente acogedor

El verdadero secreto de un rincón de lectura '10' está no solo en el asiento, la ubicación o la luz sino en la atmósfera que crees a su alrededor. No dudes en tener cerca una manta, un cojín suave, una vela aromática, una alfombra para pisar blando… Rodéate de materiales naturales, desde la madera hasta el corcho, y tejidos suaves, como el terciopelo o el lino lavado. Como broche, coloca una o dos plantas verdes que saquen tu lado más zen. Foto: Affari