Cómo hacer mi propia Kokedama: la técnica japonesa para decorar plantas con macetas vivas y sin recipiente

El "kokedama" es una técnica artesanal en la que se elimina la maceta y el sustrato de una planta. Este último se sustituye por una bola arcillosa que retiene el agua y que se presenta, para muchos, de lo más moderna.

Una maceta natural muy decorativa que rompe con el clásico recipiente para plantas.

Cómo hacer mi propia Kokedama, la técnica japonesa para decorar tu casa con plantas
Cómo hacer mi propia Kokedama, la técnica japonesa para decorar tu casa con plantas

¿Eres un amante de las plantas ornamentales, pero aún no conoces qué es una kokedama? Esta técnica japonesa ya ha dado la vuelta a todo el mundo. Los restaurantes más modernos, las tiendas de decoración e incluso muchos espacios de yoga y mindfulness ya incluyen entre sus estanterías una de estas plantas hechas de manera artesanal y en contacto total con la naturaleza. ¿Lo mejor? ¡No necesitan maceta ni sustrato!

De hecho, el término “kokedama” —compuesto por las palabras "koke", que quiere decir "musgo", y "dama", que significa "bola"— ya nos habla mucho de la relación que esta planta hecha con musgo tiene con la tierra.Se trata de una técnica artesanal donde se elimina la maceta y el sustrato de la planta. ¡No existen! En su lugar, se sustituyen por una bola arcillosa que retiene el agua.

Esta bola se forra de musgo, dando como resultado una maceta natural muy decorativa y estimulante. Ideal para decorar desde estanterías, mesas o recibidores con ese toque green que aporta el musgo a las superficies. Una maceta que, esta vez sí, ¡está totalmente viva!

Tipos de kokedama y mantenimiento

Lo más interesante es que realmente la kokedama es una técnica. ¿Qué quiere decir esto? Que hay muchísimas plantas que puedes aprovechar para hacer con esta técnica ornamental tu propia bola de musgo. Puedes utilizar plantas pequeñas con o sin flor, suculentas o crasas, pequeños arbustos o bonsáis… ¡tú eliges! Así, podrás decorar salas y rincones con diferentes plantas como los helechos, hiedras, rosas, geranios, etc. Eso sí, fíjate muy bien en cómo responden a los trasplantes y su estado vegetativo para trabajar con más o menos cuidado.

Además, nunca habrá dos iguales. Este es uno de los aspectos que más llama la atención de este tipo de plantas. Al contrario de las plantas que ya compras crecidas y podadas, aquí eres tú el que elige cómo la quiere.

Cada persona puede fabricar su propia versión a través de esta planta que se cultiva con una mezcla de tierras rodeada de una capa de musgo

Antes de tener una de estas, debes saber que prefieren vivir en el interior, aunque también podría estar en el exterior. Eso sí, si la dejas fuera de casa, requerirá muchos cuidados y atención. En todo caso, su mantenimiento no difiere mucho de las plantas cultivadas en maceta. Lo que sí que te recomendamos es que las riegues por inmersión o por aspersión de la bola de musgo.

planta interior kokedama

La frecuencia de riego dependerá mucho de la estación del año. Por ejemplo, ahora en invierno con que la riegues una vez cada diez días o dos semanas será suficiente. La clave está en ver el estado del musgo. Si ya está seco, entonces es momento de regar. En verano, ocurre de la misma manera, solo que quizá se seca antes a causa de las altas temperaturas. Entonces sí, es mejor que la riegues una o dos veces por semana. Con estos cuidados, ¡seguro que reluce!

Pero, si quieres que realmente te sirva para decorar y llenar de naturalidad los espacios de casa, debes saber que esta planta requiere de un sitio iluminado, cerca de una ventana y, sobre todo, alejado de las calefacciones o corrientes de aire. Que sea una planta muy de tierra no quita que no puedas colgarla de techos y paredes. De esta manera, lucirá incluso mucho más. Para ello, tan solo necesitas ponerle una cuerda alrededor y, ¡listo!

Si todavía no te convence, espera a saber uno de sus grandes beneficios. Porque, además de tener un carácter 100% estético, con esta técnica tus plantas pueden estar muy bien nutridas. La kokedama aporta a la planta ventajas como la aireación a las raíces o la retención de nutrientes gracias a uno de sus componentes, la arcilla akadama. ¿Increíble, verdad?

Si tú también quieres rendirte a los encantos de esta técnica japonesa que nos permite jugar y explorar con la materia viva, entonces fíjate en los consejos que os dejamos a continuación. Una serie de claves para que crees tu propia kokedama de principio a fin con esta técnica que decora, da vida y nos ayuda a conectar con la naturaleza.

Descubre más sobre: