Cómo cuidar las toallas y mantenerlas como el primer día

El uso y los constantes lavados hacen que las toallas pierdan rápido ese aspecto a nuevas.

Descubre cómo mantenerlas tan bonitas como si las acabaras de comprar en solo 4 tips.

Cómo cuidar las toallas y mantenerlas como el primer día
Cómo cuidar las toallas y mantenerlas como el primer día

Las toallas, al igual que otros textiles del hogar como las sábanas o manteles, sufren con el uso diario, desgastándose rápidamente y perdiendo, en la mayoría de los casos su funcionalidad y ese aspecto impecable del primer día. El tipo del lavado al que sometamos estos textiles -en muchos casos a alta temperatura-, su composición o el uso de secadora pueden influir en la durabilidad de estos elementos tan maltratados en el día a día.

Las toallas deben ser suaves y absorbentes, lo cual se consigue con un alto nivel de calidad, que tiene que ver directamente con la cantidad de hilos o gramaje y la composición. Así, las toallas compuestas de un 100% de algodón son más resistentes, más gruesas, esponjosas, agradables al tacto y con una gran capacidad de absorción. En cuanto al gramaje, si la toalla tiene un mínimo de 500 gr/m2 contaremos con la calidad suficiente para no sufrir un deterioro prematuro.

Además de estas consideraciones, que tenemos que tener en cuenta antes de comprar, para que estos textiles en concreto mantengan su suavidad La Mallorquina nos da cuatro cuidados básicos para que nuestras toallas duren más tiempo.

  1. Es recomendable lavar las toallas en la lavadora antes de su uso. Para ello es preferible elegir un programa corto, con poco detergente y, sobre todo, sin suavizante.
  2. Para el resto de lavados, usar programas adecuados, detergentes suaves y temperaturas no muy altas. De este modo, las fibras se conservarán correctamente y evitaremos que se estropeen. Podemos sustituir el suavizante por una medida de “tapón” de vinagre blanco, que ayudará a mantener el poder de absorción. Este también es útil para eliminar las pelusas de las toallas nuevas y el olor a humedad.
  3. Deberemos lavarlas una vez por semana, evitando además que acumulen humedad. Para ello, después de su uso, lo aconsejable es dejarlas tendidas sin que el sol les toque directamente, ya que si no tienden a acartonarse. Es importante ya que la humedad residente en las toallas hará que huela mal y permitirá la acumulación de bacterias. Para desinfectarlas podemos usar ½ taza de bicarbonato sódico en el lavado, siempre que no usemos el vinagre en ese ciclo.
  4. El uso de la secadora no es ningún problema, ya que esta suele dejar las toallas muy esponjosas. Usamos el programa adecuado para que queden totalmente secas si no queremos plancharlas o un programa para plancha que las deja con una ligerísima humedad que facilita el planchado.

Además de estos tips para mantenerlas impecables y tan bonitas como el primer día, te ofrecemos una selección de toallas que cumplen con todas las condiciones para durar como nuevas para toda la vida.

Sobre el autor

Noelia Chaves

Periodista

Periodista. Apasionada de la fotografía, el arte, la historia y las letras en todas sus variables. Animal audiovisual, antes trabajaba en la televisión ahora escribo para la Revista Interiores.