Comodidad, diseño y funcionalidad cobran importancia ante el ojo del viajero actual, mientras que el valor de las estrellas de un establecimiento va perdiendo poco a poco su protagonismo en pos de lugares únicos y originales que ofrezcan experiencias inolvidables a sus huéspedes. Este es el caso, por ejemplo, de los hoteles burbuja, que, alejados de cualquier contaminación lumínica, buscan ofrecer una noche en la que disfrutar no sólo de cuatro o cinco estrellas, sino de millones de ellas.

Poder desconectar durante unos días en plena naturaleza, bajo el manto estrellado y la mejor compañía, pero olvidándonos de las incomodidades que dormir a la intemperie supondría, sin duda parece un sueño. Sin embargo, esta modalidad de turismo que combina el lujo de un entorno totalmente natural, nos ofrece una opción fabulosa para una celebración especial en pareja o simplemente una escapada diferente a todo lo que hayáis probado antes.

En realidad, aunque ha irrumpido en España con fuerza recientemente, se trata de un concepto que ya lleva un tiempo circulando por otros países bajo el término de “Bubble Tent”. Aunque la oferta es bastante diversa, la mayoría de ellas destacan por ofrecer unas vistas a la luz de la luna mientras se descansa en la comodidad de su interior.

¿Cómo funciona una burbuja inflable?

La burbuja se mantiene inflada mediante una bomba de aire que, a su vez, regenera el aire del interior para crear una atmósfera respirable. Suelen disponer también de algún tipo de protección o mecanismo de seguridad para que, en caso de que se desinfle la burbuja, la parte superior no caiga encima de los huéspedes.

Para poder ventilar en interior de la burbuja, la instalación consta también de un ventilador que recircula el aire totalmente unas 6 veces por hora, garantizando así su calidad. Asimismo, las burbujas suelen contar también con un sistema que evita la pérdida de visibilidad por diferencia de temperatura. Una vez habilitado el interior, estos habitáculos disponen de todo lo necesario para que te sientas como en casa.

Para disfrutar de un fin de semana único en uno de estos hoteles burbuja, ahora tenemos a nuestra disposición una oferta que, aunque algo limitada, pone a nuestro alcance esta posibilidad con toda la comodidad y el lujo que puedas desear.

Hotel burbuja Miluna
1/4

Hotel burbuja Miluna

Situada a poco más de una hora de Madrid, el hotel Miluna ofrece todas las comodidades, intimidad y privacidad de un hotel, pero en medio de la naturaleza. Las habitaciones, denominadas lunas, están alejadas del ruido y la contaminación. El complejo consta de cuatro unidades, por el momento, y cada una de ellas dispone de 32 metros cuadrados de superficie y jardín privado. Pese a que, obviamente, no cuentan con cortinas ni persianas que puedan entorpecer la inmersión en el entorno, sí que cuentan con una cama king size, baño privado, bañera y, lo mejor, ducha con vistas al cielo.

Hotel burbuja Albarari
2/4

Hotel burbuja Albarari

Estas burbujas gallegas son ecológicas e innovadoras, y, además de su techo estrellado, ofrecen vistas sobre el Atlántico. Su modelo exclusivo se basa en 5 burbujas exclusivas y patentadas, y que han sido bautizadas, como no podía ser de otro modo, con el nombre de algunas de las más célebres estrellas de firmamento: Andrómeda, Pegaso, Casiopea, Perseo y Orión, la gran suite, dotada con telescopio y vista panorámica a la Vía Láctea.

Hotel mil estrelles
3/4

Hotel mil estrelles

Con cuatro tipos diferentes de burbujas a elegir y una quinta estancia dentro de la masía central desde la que se controlan las habitaciones, este hotel ofrece un espacio de 30 metros cuadrados de jardín y tres unidas entre sí con vistas a una zona privada. La bubble Casiopea ofrece comedor dentro de la habitación; la bubble Spica consta de una gran suite de dos plantas con dormitorio, chimenea y balcón, y la bubble del bosque está integrada por tres burbujas, con servicio de check in personalizado y alquiler de bicicletas incluido.

Hotel burbuja Aire de Bárdenas
4/4

Hotel burbuja Aire de Bárdenas

Situado en medio del desierto de las Bárdenas Reales, con un estilo minimalista y respetuoso con el medio ambiente (además de animal friendly), Aire de Bárdenas cuenta con diferentes estilos de habitaciones, además de sus burbujas, creadas de la mano del diseñador francés Pierre Stephane. Los módulos cuentan con minibar completo, ducha y todos los complementos que necesitas para que tu estancia bajo las estrellas sea lo más especial posible.