El protagonista de esta remodelación es el ‘Hotel Empordà Golf’, un hotel de 4 estrellas situado en el corazón del Empordà (Girona). Su localización lo convierte en el lugar perfecto para descubrir los rincones de la comarca gironesa e iniciarse en la práctica del golf en dos de los mejores campos del país, diseñados por el reconocido Robert Von Hagge.

El hotel fue construido en 2005 por el arquitecto catalán Carles Ferrater, y fue reformado en 2020 por el estudio internacional ‘La Granja’. El proyecto de interiorismo y modernización del hotel está firmado por el estudio Stage&Deco.

¿El resultado? Un hotel de 86 habitaciones de claras líneas minimalistas y perfil joven, ideal para aquellos que quieran disfrutar de una ubicación privilegiada entre los pueblos medievales y las calas más exclusivas de la Costa Brava, y también para los amantes del golf o cualquier deporte en familia, desde el ciclismo hasta la equitación, pasando por la inmersión, el senderismo y la vela.

El objetivo de la remodelación era claro, y se superó con creces: crear un espacio internacional, a la vez que moderno y confortable.

Entorno de ensueño
1/5

Entorno de ensueño

El hotel está rodeado por unas vistas únicas y unos puntos cardinales con personalidad inconfundible: al norte, vistas al macizo de Montgrí y su famoso castillo; la este, las populares Islas Medes, parque natural marítimo y un lugar ideal para practicar inmersión; al sur, vistas al recorrido de golf ‘Links’, con sus lagos y bunkers de arena blanca; y al oeste, la impresionante sierra del Canigó, completamente cubierta de nieve en invierno.

En el Hotel se fomenta la vida saludable, la naturaleza y el disfrute de la cultura de la zona. Es por eso por lo que disponen de gimnasio, clases de yoga al aire libre, oferta de comida saludable y alquiler de bicis eléctricas para explorar los alrededores.

Decoración autóctona y a medida
2/5

Decoración autóctona y a medida

Desde que se reformó, el hotel cuenta con un aspecto mucho más funcional, confortable e internacional. Inspirado en una versión actualizada de algunos de los elementos tradicionales del Empordà, se logra ampliar espacios sin perder la intimidad y dar protagonismo a elementos típicos de la zona: cerámica, cestería o cañizo, muy presentes en los rincones del hotel.

El mobiliario está diseñado a medida por el propio estudio de ‘La Granja’, y se combina con elementos decorativos hechos a mano por artesanos de la zona, consiguiendo combinar funcionalidad y el fresco y característico estilo mediterráneo.

Asimismo, en muchos rincones del hotel se pueden ver detalles decorativos inspirados en el mundo del golf: papeles de pared, cuadros inspirados en el mundo golfístico de conocidos ilustradores dan el toque final al proyecto.

Habitaciones
3/5

Habitaciones

El hotel cuenta con 86 habitaciones luminosas y cómodas, decoradas con el mismo estilo que el resto del hotel: tonos cálidos que se equilibran a la perfección con el resto de elementos. De nuevo, el mobiliario está construido a medida según las necesidades y personalidad de cada rincón, con un estilo fresco y moderno.

Las 86 habitaciones cuentan con baño completo y amplias terrazas, cuenta con entre 32 y 64 metros cuadrados y ocho de ellas son suites.

Dos campos de golf
4/5

Dos campos de golf

El golf es claramente el ‘alma mater’ del proyecto y del complejo en sí, y es que dos de los mejores campos de España rodean por completo el hotel.

Por un lado, el recorrido ‘LINKS’, cuyo diseño se inspira en los campos de la costa de Escocia, se traza entre dunas de hierba, lagos poblados de fauna autóctona y búnkeres de arena blanca, situados de forma estratégica a lo largo de sus 18 hoyos, ahora remodelados mediante el método “Better Billy Bunker”.

Por otro lado, el recorrido ‘FOREST’ discurre entre los típicos pinos mediterráneos, resguardando de la tramontana de la zona (viento fuerte) con un carácter desafiante debido a la dificultad de alguna de las calles.

El proyecto golfístico se completa con una Casa Club, que incorpora una tienda deportiva de más de 200 metros cuadrados, vestuarios, servicios y un restaurante totalmente renovado.

Restaurantes ‘Terraverda’ y ‘Terrafonda’
5/5

Restaurantes ‘Terraverda’ y ‘Terrafonda’

El complejo cuenta con dos restaurantes propios: el ‘Terraverda’, situado en la Casa Club (proyecto golfístico), y el ‘Terrafonda’, en el propio hotel.

El primero es elegante a la vez que distendido y atractivo, perfecto para todos los públicos. Cuenta con una gran terraza desde donde se pueden admirar las puestas de sol del Empordà.

La remodelación corrió a cargo de la interiorista Sandra Tarruella, y se inclina claramente por una inspiración mediterránea y un ambiente íntimo, jugando con materiales nobles como cañas, hierro, madera o mármol negro. Su oferta gastronómica potencia los productos de la zona.

Finalmente, el ‘Terrafonda’ se ubica en la planta baja del hotel, con salida a una amplia terraza con vistas a la piscina exterior. Es un espacio flexible, desenfadado, que se adapta a las distintas circunstancias: desde actividad cotidiana hasta conciertos o celebraciones.