Ubicado en uno de los edificios históricos del madrileño barrio de las Letras, Room Mate Alba ha querido conservar los elegantes vestigios de la construcción, original del siglo XVII, como su fachada, la escalera o el zaguán. Es el quinto hotel que la cadena hotelera de diseño fundada por Kike Sarasola abre en Madrid, aunque ya lleva 27 en todo el mundo. A finales de año inaugurarán un sexto hotel en la capital, Room Mate Rex, en plena Gran Vía.

Llevábamos más de 12 años sin abrir un nuevo hotel en Madrid. Me hace especial ilusión porque el Barrio de las Letras es una de mis zonas favoritas de la ciudad

Emplazado en plena calle de las Huertas, enclave peatonal de Madrid, el barrio se caracteriza por los emblemáticos fragmentos literarios a lo largo de su recorrido. Su ambiente acogedor, su oferta gastronómica y su bagaje histórico, lo convierten en un destino perfecto para la cadena.

Entrada del hotel

Edificio aristocrático

El hotel diseñado por el reputado interiorista Lorenzo Castillo, dispone de 80 habitaciones divididas en 5 categorías: standard, superior, ático, suite y suite deluxe. Además, ofrece dos salas de reuniones para eventos corporativos. Se ha conservado también el patio interior del edifico, lugar que acogerá parte de los eventos que se celebren en el hotel.

Lorenzo Castillo indica que ha querido respetar el estilo aristocrático del edificio, pero dando un “giro hacia el exotismo que también fue característico de la época”.

Con esta apertura, la compañía continúa con su expansión internacional que se completará en los próximos 18 meses con 10 nuevos proyectos y con su primer hotel de playa en Mallorca.

Hotel de estilo alfonsino

Room Mate Alba se inspira en el estilo turco, chino, indio o árabe, mezclándolo incluso a veces sin respeto alguno por las normas o el respeto a la medida. Un claro ejemplo de este estilo podría ser el Palacio Real de Madrid, con paneleados de madera y lacas a la manera oriental.

El uso de este estilo alfonsino me parecía algo novedoso y fuera de modas. Además de ser muy madrileño es muy internacional. Se trata de un estilo rico, que busca una sensación cálida y acogedora

Lobby del hotel

Destacan también los brillos de las lámparas de latón dorado de los años 70 y faroles de cristal de la Granja en el techo. Y dentro del gusto naturalista, las paredes están cubiertas con una colección de grabados de zoología y botánica del siglo XVIII.

En la zona de comedor, algo más tranquilo y fresco que la parte del lobby y salón, Lorenzo Castillo ha creado una caja de oro envejecido. Por supuesto, los salones y zonas comunes permiten esta ligereza creativa que, sin embargo, es más contenida en las habitaciones, donde la paleta es fresca a base de azules verdosos, turquesas, con estampados con blanco para refrescar. El uso de la madera de roble en armarios y cabeceros recuerda a la Bauhaus.

Los cuartos de baño siguen esa moda Secesión Vienesa, con materiales clásicos como el gresite cerámico, pero moderno en su manera de usarlo, con geometrías bicolor, inspiración de espacios neoyorquinos Art Deco.

Baño junior suite

Los pasillos rematan esta sensación de lujo exótico con unos papeles estampados con la mezcla de distintos modelos de apliques de luz de pared: unos de madera dorada barrocos y otros de bronce y cristal con pantallas de charol rojo, todas piezas con un nivel de calidad difícil de encontrar.

25% descuento para los lectores de Interiores

Si quieres ser de los primeros en probar este espectacular hotel, ahora puedes aprovecharte del 25% que Roomate ofrece a los lectores de nuestra revista. Para hacerlo sólo tienes que gestionar tu reserva a partir del siguiente botón. 

RESERVA TU ESTANCIA AHORA