Descubrimos el renovado Hotel Bel Air de la mano del estudio Denys & von Arend, que se inspira en el ambiente hollywoodiense con un interiorismo de enorme personalidad que transmite glamour y sofisticación. Para ello, se ha hecho una reforma integral del lobby y la remodelación de la entrada principal, la fachada, el restaurante Solraig y la zona exterior del hotel.

Inspirados en el lujoso barrio de Hollywood que da nombre al hotel, Bel Air, la intención del proyecto es rememorar el glamour de esa atmósfera en primera línea de mar de la costa de Barcelona. El Hotel Bel Air se ha convertido en un espacio sofisticado, de vegetación sobria y mobiliario confortable.

Soñar con las grandes mansiones de Bel Air nos ha inspirado muchísimo a la hora de trabajar en el interiorismo de este hotel. Estamos muy orgullosos con el resultado

Un lobby con vistas al mar
1/5

Un lobby con vistas al mar

El proyecto del lobby supuso un reto para los diseñadores porque tenían un doble objetivo: conectar la visual entre la piscina y el mar, para tener presente la línea de costa desde el interior y trabajar la idea de funcionalidad del lobby, y a la vez conseguir que el espacio sea más disfrutado por parte de los huéspedes, con zonas que permitan trabajar, conversar y esperar de forma más cómoda. El lobby también sirve de espacio de unión entre el restaurante del hotel, Solraig, que también ha sido totalmente renovado y la zona exterior, generando nuevos usos.

Fachada de estilo hollywoodiense
2/5

Fachada de estilo hollywoodiense

Como la entrada de un hotel es la mejor carta de presentación, la remodelación en la fachada del edificio por parte de los diseñadores ha potenciado la arquitectura del edificio, resaltando sus volúmenes y enfatizando la entrada, digna de una mansión de Hollywood.

Han reinterpretado la celosía cerámica con el objetivo de generar la sensación de ver sin ser vistos y de tamizar la entrada de luz dejando penetrar el aire en el espacio. Para ello han diseñado un conjunto de aberturas hexagonales como elemento de separación entre los espacios de jardín, piscina, entrada y parking.

Adaptado a todo el año
3/5

Adaptado a todo el año

Se ha trabajado el estrecho vínculo entre el interior y el exterior, pensando que el conjunto se tiene que poder disfrutar durante todo el año. De tal modo, las piezas escogidas en el exterior permiten a los huéspedes tomar el sol en cómodas hamacas o tumbonas, pero también realizar eventos empresariales o lúdicos gracias a la versatilidad de las piezas.

Recepción de película
4/5

Recepción de película

En el interior es donde la personalidad del hotel queda más bien definida. Los tonos claros, arenosos, los rosas pálidos y el azul del mar son la paleta cromática escogida, prestando mucha atención a la iluminación proyectual, que enfatiza piezas de mobiliario y decoración, haciendo que la imagen general sea más escenográfica.

La zona de entrada y salida de los clientes del hotel es un espacio amplio donde poder moverse con tranquilidad. El toque natural del cuero o la madera y la cuerda contrastan con el dorado del mostrador de recepción, la estantería trasera con vidrios de color y los visillos blancos ocultan el parking.

Zona lounge
5/5

Zona lounge

La zona lounge se compone de dos grandes conjuntos de sofás y sillones de diferentes estilos que aportan la personalidad y elegancia digna de un gran salón. La estantería que acompaña desde la recepción integra también una gran chimenea que infunde mayor calidez.

Varios conjuntos de mesas y butacas donde se pueda trabajar o comer completan la zona. La pared, en azul oscuro como el mar, y grandes espejos duplican el espacio y amplían el pasillo que comunica con el restaurante.