En casa puedes tener un espacio para trabajar, para la lavandería, para almacenar alimentos u objetos, para la ropa, y otras mil opciones que podrías plantearte. Entonces, ¿por qué no tener también un espacio para hacer ejercicio? Seria como ir al gimnasio, pero sin moverse de casa.

¿Suena bien, verdad? El problema puede ser el espacio, aunque quizás dispones de algún rincón sin aprovechar que se puede convertir en tu mayor aliado. Por lo contrario, puedes intentar buscar ese espacio extra, modificando la disposición de algunos muebles de tu hogar.

Puede ser fácil encontrar ese espacio, pero debemos tener en cuenta la importancia de poder movernos libremente, sin tener que sufrir por lo que hay a nuestro alrededor. Del mismo modo, el entorno ha de ser el adecuado para mantenernos motivados y con energía.

¿Cómo escoger el espacio?

Aprende a optimizar cada rincón de tu hogar y aprovéchate para crear tu zona de entrenamiento. Te parecerá que nunca había sido tan sencillo y cómodo practicar deporte. Ten en cuenta que en el área que has escogido dispones de espacio suficiente para moverte con facilidad. Del mismo modo, no debería haber ningún mueble o lámpara que puedas dañar o que te pueda causar a ti daño.

Si es posible, intenta que sea un espacio aislado, así no molestarás a nadie con la música o los tutoriales. Además, debería tener cerca una ventana para poder renovar el oxigeno cuando quisieras o abrirla para mantener la temperatura adecuada. Dedica un espacio, sea abierto o cerrado, para guardar todo el material que utilices. Opta por estanterías o un armario pequeñito. Y no olvides darle un toque de color, con tonos vivos, para sentirte más motivada.

¿Qué material podemos utilizar en casa?

No solemos disponer del mismo espacio en casa que en un gran gimnasio. Sin embargo, podemos utilizar una gran parte del mismo material. Aquí te dejamos algunos ejemplos de cosas de las que podrás disponer en tu hogar, aunque debes valorar antes los metros de los que dispones.

Esterillas

Una esterilla siempre es necesaria para obtener comodidad cuando queremos realizar flexiones, abdominales, planchas u otros ejercicios en que nos situamos en el suelo. No ocupa demasiado y es muy práctica.

Mancuernas

Las mancuernas tampoco nos robaran demasiado espacio y nos serán muy útiles para sacar el máximo partido a los ejercicios. Además, con tan solo un par ya tendrás suficiente para empezar.

Gomas elásticas

Apenas ocuparán espacio y te permitirán realizar una gran variedad de ejercicios, aumentando las calorías quemadas en cada sesión. Trabajarás numerosos grupos musculares y aumentarás la fuerza.

Pelota de pilates

Trabajar sobre una superficie inestable conlleva un incremento en la intensidad y exigencia que requerirá el ejercicio. Puedes dejarla en una esquina y, sobretodo, que quede sujetada para que no vaya rodando por casa.

Máquinas de cardio

Una bicicleta estática o una cinta para correr pueden proporcionarte el cardio que necesitas para quemar calorías. Si tienes espacio, cuenta con ello. Así lograrás combinar ejercicio aérobico y anaeróbico, y mejorarán tus resultados.

Medir el espacio con una esterilla
1/6

Medir el espacio con una esterilla

Para saber si has dado con el rincón adecuado, intenta colocar una esterilla y ver si se adapta bien al espacio. Además, debes poder moverte alrededor de ella con facilidad. Evita que haya muebles o lámparas cerca y, así, no causarás daños con tus movimientos.

Almacenar el material deportivo
2/6

Almacenar el material deportivo

Es importante disponer de una zona de almacenaje para poder guardar todo el material que utilizas al realizar ejercicio. Si dispones de poco espacio, imagínate si tienes que dejar todo por el medio... Cuenta con un armario o estanterías para poder guardar las mancuernas, las zapatillas deportivas, la esterilla, etc.

Darle un toque de color
3/6

Darle un toque de color

Los tonos vivos te aportarán más energía y ganas, te ayudarán a motivarte. Un espacio lleno de color da vitalidad y te alegra, por lo que estarás más predispuesto a ejercitar tu cuerpo.

Disponer de una buena ventilación
4/6

Disponer de una buena ventilación

Evidentemente, vamos a sudar. Al practicar ejercicio y cansarnos, querremos ventilar esa zona del hogar. O, incluso, desearemos que corra el aire mientras estamos dándolo todo. Intenta situar tu espacio para entrenar cerca de una ventana para poder abrirla y renovar el oxigeno cuando quieras.

Mantener una buena temperatura
5/6

Mantener una buena temperatura

Al sudar nos podemos quedar fríos, por lo que es muy importante disponer de la temperatura adecuada. De hecho, al sentir demasiado calor o frío podemos perder fuerza y ganas.

Optar por zonas aisladas
6/6

Optar por zonas aisladas

Siempre es preferible realizar actividad física en un espacio aislado de la casa, ya que muchas veces ponemos música de fondo para motivarnos más. Del mismo modo, no molestaremos a nadie si queremos poner un tutorial para seguir unos determinados ejercicios.