Una rehabilitación integral llevada a cabo por el estudio Coblonal ha convertido lo que era una vivienda envejecida y con una distribución entorpecida en un hogar familiar, amable, fresco y luminoso. En el selecto barrio de La Bonanova, en la zona alta de Barcelona, el inmueble ha sufrido una transformación tanto en su interiorismo como en su construcción en un proyecto en el que el equipo de Coblonal se ha encargado desde la redistribución de espacios hasta la selección de pavimentos, revestimientos, pintura, mobiliario y todo tipo de elementos constructivos y de decoración.

¿El resultado? Una vivienda contemporánea y adaptada a los nuevos tiempos donde el confort y la funcionalidad son los protagonistas, generando una clara armonía entre todas las estancias. Asimismo, se ha logrado, mediante el estudiado interiorismo, un equilibrio perfecto para la vida familiar de los propietarios, una pareja joven con dos niños.

Redistribución para separar las zonas de día y de noche

Uno de los principales cambios llevados a cabo durante la reforma es la nueva distribución: si antes la casa contaba con un exceso de tabiques, puertas y pequeñas estancias envejecidas y diferenciadas que entorpecían las necesidades de la familia, ahora nos encontramos con unos espacios diseñados para aprovechar al máximo la superficie y las entradas de luz.

De esta manera, una serie de modificaciones han servido para separar la zona de día y la zona de noche. En la fachada trasera, y gracias al predominio del silencio, se han ubicado las habitaciones para conformar la zona de descanso, mientras que en la zona más bañada de luz natural gracias al balcón y a las ventanas de la fachada principal se ha situado el área diurna de la vivienda.

Zona diáfana

En esta zona de día se ubican cocina, comedor y sala de estar en una misma gran estancia diáfana. Se articulan en torno a un pilar central, que junto a un mueble a media altura, actúa como distribuidor, según las funciones de cada zona. Así, se habla de un espacio en que las diferentes zonas se incluyen parcialmente las unas en las otras, englobando una sola estancia de grandes dimensiones.

La distribución abierta amplía la percepción visual del espacio. La luz natural se percibe desde cualquier punto de la cocina, el comedor o la sala de estar

Este mueble central, en color blanco y hecho totalmente a medida, cumple dos funciones: la de separar las zonas del área diurna sin entorpecer el espacio ni impedir la entrada de luz, por un lado, y la de ofrecer almacenamiento extra, por otro.

Elementos arquitectónicos
1/6

Elementos arquitectónicos

En el conjunto de estancias que conforman la zona de día se han utilizado ciertos componentes arquitectónicos para potenciar un estilo relajado y desenfadado. En el caso del comedor, media pared se ha dejado con ladrillos vistos e iluminados desde una pequeña repisa de obra, rematada con un sobre de madera.

También de esta zona se rescató el tradicional techo en bóveda catalana, escondido tras un falso techo durante décadas. Como explican desde el estudio, “elementos que se habían considerado poco refinados en las anteriores décadas, hoy se perciben como un valor añadido para el encanto, singularidad y seña de un tipo habitual de construcción de una época y ya también de la ciudad”.

Fotografía: Sandra Rojo

Sala de estar
2/6

Sala de estar

En el salón es clara protagonista una chimenea a gas encastrada en la pared, que no solo ofrece calor sino también una sofisticación gracias a su diseño. Se trata de un elemento muy presente en todos los proyectos residenciales de Coblonal, tanto en viviendas unifamiliares o, como en este caso, en pisos urbanos.

Fotografía: Sandra Rojo

Pasillo conector y funcional
3/6

Pasillo conector y funcional

La conexión entre la zona de día y la de noche se hace mediante un pasillo que, a mano derecha -si nos dirigimos hacia las habitaciones- cuenta con un discreto pero gran mueble blanco con una zona central abierta y estanterías en la pate superior e inferior. Gracias a su almacenamiento generoso, lo que era una simple zona de paso se convierte en un área funcional que libera espacio para las diferentes habitaciones, además de cumplir las funciones de recibidor, pues también envuelve la puerta de acceso al apartamento.

Fotografía: Sandra Rojo

Zona de noche en madera envejecida
4/6

Zona de noche en madera envejecida

En la zona de noche toma el protagonismo el mobiliario de madera envejecida, diseñado por Coblonal con diferentes elementos y texturas de tonalidades neutras, que generan calidez y una sensación acogedora. La zona está formada por dos baños, tres habitaciones (dos de ellas infantiles) y un cuarto que las comunica.

En la habitación juvenil, se ubica frente a la ventana un largo escritorio de punta a punta que cuenta con almacenamiento incorporado en cajonera. La cama, con una estructura en madera noble envejecida como el escritorio y el armario, incorpora otra cama supletoria y nido. Finalmente, el armario, aislado en chapa y madera, es el mismo modelo utilizado en otros proyectos de Coblonal, convirtiéndose en un sello inconfundible del estudio.

Fotografía: Sandra Rojo

Suite principal
5/6

Suite principal

En la habitación principal, la estructura de la cama genera la sensación de estar levitando sobre el suelo, invitando a un descanso placentero sin olvidar la consistencia y robustez de un material noble como la madera.

La cómoda sigue el mismo estilo orgánico, hecha con chapa de hierro y madera y también diseño del estudio. Completan la estancia un gran armario encastrado en madera lacada en blanco que, tras sus puertas centrales, esconde amplio almacenamiento y espacio para un televisor. El cabezal, por otra parte, incorpora dos hornacinas con apliques que funcionan como mesitas de noche.

Fotografía: Sandra Rojo

Baños
6/6

Baños

Ambos baños incorporan lavamanos duplicados sobre mobiliario diseñado y producido por el estudio. En el baño principal, el gran espejo queda suspendido sobre un cajón de madera iluminado que funciona, a su vez, de estante.

En la zona húmeda, llama la atención la bañera exenta, que comparte espacio con los rociadores de la ducha para el uso diario, y que se presenta como una pieza deliberadamente incluida, un elemento para disfrutar de la relajación en las mejores condiciones en el propio hogar.

Fotografía: Sandra Rojo