La lámpara Chiara está de vuelta. Una pieza exclusiva, que acumula décadas de historia y, que en su reedición de 2020, continúa manteniendo su formato elegante y cuidado. En 1969, el arquitecto italiano Mario Bellini presentó esta lámpara de pie plegable para Flos que lucía una capa brillante de acero inoxidable. Cincuenta años después de su presentación, Flos está reeditando el icono en una gama de tamaños y acabados. 

Se trata de un objeto de diseño icónico formado a partir de una simple hoja de acero inoxidable pulido que se ha cortado y enrollado en un cilindro. Esta estructura autoportante similar a un origami esconde una fuente de iluminación, actualizada a LED en la reedición, que se coloca en el suelo. La luz que proporciona se refleja y se difunde por un gran sombrero, que podríamos decir que se asemeja al hábito de una monja.

Chiara es una construcción flexible que simplemente está enrollada sobre sí misma. En sus inicios, Bellini comenzó a diseñarla en 1968 y lo hacía utilizando modelos de papel. Además es curioso poner atención en la luz que proporciona. Una luz que es dinámica porque se origina en el base, golpea la pantalla superior que la refleja, y luego se difunde hacia el entorno zona. Incluso estando desconectada, la identidad fuerte y carismática de Chiara impresiona de lejos.

Como no podía ser de otra manera, y adaptándose a los cambios tecnológicos y en materia de diseño, la reedición 2020 de Chiara utiliza tecnología punta y consta de dos modelos: la lámpara de pie clásica en acero inoxidable, y un nuevo modelo de mesa más pequeño en una variedad de acabados: aluminio, gris oscuro y oro rosa.

Una pieza exclusiva, marcada por lo dinámico y lo flexible que podemos observar en el uso de los materiales. En el caso del modelo de piso, cuenta con acero inoxidable pulido y caucho epdm moldeado ecológico. Mientras que el modelo de mesa está constituido por aluminio, caucho epdm eco moldeado.

reedición lámpara chiara

“Cuando llega la noche, hay que encender la luz. No me gustan las lámparas en las que puedes ver los bulbos porque molestan a la vista. Por eso siempre hemos diseñado las lámparas de la manera específica. Primero pensando en cómo hacer lo correcto cuando cae la oscuridad y luego cómo dar esa luz. Esto me llevó a diseñar una lámpara con forma de monja con una luz brillante que sale de su sombrero blanco", explica Mario Bellini.

Chiara es así. Una pieza que ahora se reedita manteniendo su espíritu tridimensional, donde las luces y las sombran forman un todo. Un dibujo claro y sencillo, como su diseño. Te invitamos a escuchar la propia narración de Mario Bellini sobre los orígenes de esta luz icónica en esta entrevista en vídeo exclusiva que ha lanzado a Flos.