Con una extensión de, ni más ni menos, 40 hectáreas, y situada en medio de la infinita llanura de campos en flor y los pueblecitos del cerro Puig de Randa, esta finca que cuenta con siglos de antigüedad perteneció en sus orígenes, según se dice, a propietarios musulmanes, antes de pasar a manos de la nobleza mallorquina.

Sus abundantes olivos, campos de lavanda, limoneros, pinos y parras la convierten en el reducto ideal de esta isla mediterránea. Montañas, playas, naturaleza y vida rural… Finca Serena se encuentra en el epicentro de este paraíso, y, sorprendentemente, a tan solo media hora en coche del aeropuerto.

La estética del lujoso hotel, que cuenta con 25 suites, juega con la idea de “la perfección imperfecta”, muy en línea con el concepto actual del wabi-sabi: el uso abundante de tejidos naturales, algodón, lino, piedra y lana se entremezclan con otros materiales locales, aportando esa inconfundible sensación de mímesis con la tierra.

Rebosante de luz natural (muchas de las suites cuentan con terrazas privadas con impresionantes vistas sobre el páramo mallorquín cercano a la localidad de Montuiri), cada espacio en Finca Serena está especialmente pensado para ofrecer una desconexión absoluta del mundo urbano: desde sus sábanas 100% algodón egipcio, hasta sus productos de aseo, sus propuestas gastronómicas o sus actividades de ocio.

La antigua finca que ha sido transformada en hotel presenta, a su vez, un encuentro entre pasado y presente, una reunión entre tradición y modernidad, con sutiles modificaciones de la estructura original integradas sólo con el propósito de acentuar esta sensación de armonía con el entorno.

Además de las lujosas instalaciones, sus más de 800 olivos ofrecen al restaurante del hotel, Jacaranda, un aceite de primerísima calidad y otros productos derivados. Una carta diseñada para cuidarnos tanto por dentro como por fuera, y despertar todos nuestros sentidos.

Los invitados pueden escoger entre un inmenso repertorio de posibilidades: rutas a pie, acceso a la piscina interior y exterior, hacer uso de las instalaciones de última tecnología de su sala fitness, clases de yoga y meditación… Tú eliges entre aquello que te haga sentir más en paz con tus alrededores.

Una experiencia inmersiva de lujo consciente, que nos mantiene en conexión con la tierra.

La perfección de lo imperfecto
1/14

La perfección de lo imperfecto

Tonos y texturas del Mediterráneo
2/14

Tonos y texturas del Mediterráneo

Una oferta gastronómica de la tierra
3/14

Una oferta gastronómica de la tierra

Suites de lujo minimalista
4/14

Suites de lujo minimalista

Salones de estética wabi-sabi
5/14

Salones de estética wabi-sabi

Vistas inmejorables
6/14

Vistas inmejorables

Cuidando hasta el último detalle
7/14

Cuidando hasta el último detalle

Ambientes que invitan al relax
8/14

Ambientes que invitan al relax

El sabor de lo tradicional
9/14

El sabor de lo tradicional

Un chapuzón de naturaleza
10/14

Un chapuzón de naturaleza

El lugar para reconectar con tu cuerpo
11/14

El lugar para reconectar con tu cuerpo

Encuentra aquello que más te gusta
12/14

Encuentra aquello que más te gusta

Ambientes para desconectar de todo
13/14

Ambientes para desconectar de todo

Reconecta con tu esencia
14/14

Reconecta con tu esencia