En la ciudad de Santa Cruz de Tenerife, capital de la isla de Tenerife, se ubica la bautizada como ‘Casa Soroa’, un proyecto de vivienda llevado a cabo por el estudio de arquitectura ‘Puerta35 Arquitectura’, fundado por Iván Guisado y Nuria Bretón.

Con 355 metros cuadrados de superficie y un presupuesto de 420.000 euros, la idea principal de la casa se desarrolla a través de su forma en ‘L’, que sirve para distribuir las diferentes estancias y crear unas zonas de día que se abren de forma decidida hacia el exterior. De esta manera, y aunque se trata de espacios diferenciados, uno de los principales conceptos del proyecto es la gran amplitud y las zonas diáfanas que permiten esa unión entre exterior e interior. 

En este sentido, esta fuerte unión se puede palpar desde cualquier punto de la casa, aunque está especialmente reforzada en la zona de día que se abre directamente hacia el exterior con las espectaculares vistas de la costa y la montaña de Tenerife.

Jardín a dos espacios
1/5

Jardín a dos espacios

Una vez situados en el exterior, este se separa en dos grandes espacios: uno de principal, en el que se sitúa la zona de agua que comprende una gran piscina situada en frente de un área de vegetación para aportar dinamismo y una serie de tumbonas a modo de espacio ‘chill out’, y otro de secundario en el que se plantea un gran comedor.

Fotografía: Jose Ramón Oller

Zona de día multifuncional
2/5

Zona de día multifuncional

Si nos ubicamos en el interior de la vivienda, podemos encontrar dos grandes zonas que también se separan, siendo estas la zona de día y la de noche. En la primera podemos hablar de un claro protagonista: una gran mueble de madera que alberga biblioteca, espacio de televisión y cocina al mismo tiempo que, además de ser un elemento que aporta gran funcionalidad al espacio, genera una sensación de calidez, con los materiales predominantes en tonos neutros y amarillentos.

Fotografía: Jose Ramón Oller

Conjuntos claroscuros
3/5

Conjuntos claroscuros

En este caso y en referencia a la relación entre el interior y el exterior, hablamos que la piscina, situada en el exterior, se plantea como un elemento que da contraste a lo que es el conjunto de la casa, pues su tono oscuro juega con el reflejo del cielo en el plano del agua y el drago centenario que se situaba en la parcela.

Fotografía: Jose Ramón Oller

Luz natural
4/5

Luz natural

Para ubicarnos en el área nocturna de la vivienda, dedicada al descanso y al relax, debemos desplazarnos hasta el lado contrario de la casa, aportando total privacidad. Estos espacios discurren a través de un pasillo que le da la espalda a la zona más ‘viva’ y con más actividad de la casa, pero permitiendo la entrada de luz natural gracias a una gran línea de vidrio en la parte superior.

Fotografía: Jose Ramón Oller

Zona de noche
5/5

Zona de noche

En este caso, los materiales y colores que conforman la zona de noche no potencian esa calidez tan presente en el área diurna, sino que hay una clara preferencia por los tonos neutros como el blanco o el gris con una clara sensación de orden y relajación a diferencia de la zona más frecuentada de la casa. A su vez, los colores y materiales utilizados en esta zona de dormitorios y estancias de descanso se asemejan a los que componen el exterior de la vivienda visto desde la calle, reforzando esa conexión entre el interior y el exterior.

Fotografía: Jose Ramón Oller