En el corazón del Empordà, concretamente en el pequeño municipio de Vulpellac -Girona-, nos encontramos con un verdadero remanso de paz familiar. Una vivienda marcada por los tonos neutros y los tejidos naturales que nos acerca al estilo de vida mediterráneo y de campo anhelado por sus propietarios, quienes no dudaron en dejar el interiorismo en manos de Eva Mesa, fundadora del equipo de diseño Tinda's Project.

El resultado de la intervención es el remate final a una reforma iniciada antes de la pandemia. De hecho, en el caso de esta vivienda, quedó pendiente toda la parte del interiorismo que Tinda's Project completó con gusto y detalle. La residencia, diseñada para una familia con dos niños pequeños, contaba con la mayoría de los elementos constructivos ya implementados, por lo que el trabajo de interior consistió más en elegir colores y acabados. Es decir, "dotarla del mobiliario que le faltaba, decorarla y vestirla", explica Eva Mesa.

Nos preguntamos ¿qué estilo predomina en esta casa? Para dar respuesta a esta cuestión, no podemos perder de vista el maravilloso enclave en el que esta ubicada; Vulpellac, un pequeño municipio cuyo núcleo antiguo medieval fue declarado 'Bien Cultural de Interés Nacional en 2004.

La casa tiene rasgos característicos de las construcciones típicas de la zona del Empordà como los suelos de toba catalana original, los azulejos típicos de la Bisbal y las bóvedas catalanas.

Sin embargo, aunque el proyecto se inspira en la naturaleza y el sosiego de esta zona, también destaca su visión moderna, al tratarse de un adosado de nueva construcción totalmente reformado. Es por ello que en su interior encontramos rasgos característicos de las construcciones típicas de la región del Empordà como son los suelos de toba catalana original, los azulejos típicos de la Bisbal y detalles de la bóveda catalana, entre otros.

detalles volta catalana

Estilo natural y confortable

Siguiendo muy de cerca los deseos de los propietarios, Tinda's Project apostó por un diseño natural y acogedor. Además, "ellos me pedían un estilo mediterráneo pero que no derivase en connotaciones de mar, sino de campo, aunque sin ser demasiado rústico", comenta Eva Mesa.

En la intervención se cambió en color de las paredes y se aplicó un tratamiento a la cal, con un acabado envejecido muy sutil, que ayuda a potenciar ese efecto natural que desprende toda la casa. El resultado son unas paredes con textura en un tono blanco roto que hacen de lienzo sobre el que se fueron implementando el resto de elementos necesarios para conformar este hogar.

De esta manera, la vivienda se articula bajo un mismo hilo conductor decorativo que recorre las tres plantas y que se basa en los tonos claros salpicados de pinceladas de color serenas. Una técnica uniforme que no altera el confort ambiental tan característico de la residencia.

Un ambiente de relax y bienestar

Para conseguir esa atmósfera campo, pero sin caer en lo rústico, Tinda's Project puso todo de su parte. La idea fue aprovechar las connotaciones tradicionales del suelo de toba catalana que recorre todas las plantas hasta implementar ese estilo típico del Ampurdán.

Para potenciar todavía más la sensación de casa de campo, el equipo de interioristas decidió apostar el uso de materiales naturales y tonos muy claros y serenos.

Gracias a esta combinación, la casa luce con un ambiente de relax y bienestar envidiable, algo que la familia buscaba cuando se instaló en esta zona alejada del ruido de la ciudad.

La luz natural inunda el interior de la vivienda y dota de energía a los espacios durante todo el día. De hecho, la iluminación es uno de los puntos clave de esta rehabilitación, ya que toda la casa disfruta de ella gracias a las ventanas y balconeras ubicadas en ambos extremos. Tinda’s Project utiliza cortinas vaporosas de lino y algodón en un blanco roto para tamizar dicha luz sin restarle paso.

Las vistas al jardín o al entorno natural del pueblo también forman parte del encanto de la casa. Por eso, a modo de guiño, todas las carpinterías y sus respectivas persianas enrollables exteriores tradicionales se eligieron en color verde, la única licencia cromática más subida de tono que destaca en el conjunto y que está más que justificada.   Además, se alía con el uso de baldosas del mismo tono, tanto en el aseo de cortesía como en los peldaños de la escalera, y también en la presencia de plantas naturales en varios rincones de la casa.

estilo mediterráneo

Los detalles son de gran relevancia en esta residencia que cuenta con una superficie de 144 m2 y en la que cabe destacar el uso de alfombras de fibras naturales. Cada una de las estancias cuenta con una de ellas, ya sea para delimitar los espacios como para aportar calidez y confort y revestir ese pavimento original que tanto valor aporta al interiorismo.

En definitiva, una rehabiliación que nos acerca al placer mediterráneo y la vida de campo. Su diseño, tambén ligero y sosegado, gracias al uso de tonos neutros, hace que la vivienda represente un auténtico remanso de paz en el que quedarse a vivir. 

Planta baja
1/6

Planta baja

El acceso a la vivienda, a pie de calle, tiene lugar en esta planta conformada por el garaje, una zona de juegos y un pequeño recibidor desde el cual ya arranca la escalera que vertebra la vivienda. En este punto salta a la vista dos de los elementos constructivos vinculados al territorio: el suelo de toba tradicional y las baldosas rústicas bicolor del frontal de los escalones.

Teniéndolos muy en cuenta, Tinda’s Project elige un banco de madera natural y enea trenzada como principal mobiliario y lo combina con un espejo con el marco de madera envejecida y unos cestos de rafia como accesorios. Esta carta de presentación que recibe al visitante ya determina el estilo decorativo que se encontrará en el resto de la casa.

Primera planta
2/6

Primera planta

La distribución de origen no se alteró y en la primera planta se establecen claramente dos estancias -salón y cocina con office-, en un único espacio abierto, dado que no existen puertas y es el descansillo entre plantas de la escalera el que hace de separación ambiental. Los dos muros que ésta tiene a lado y lado juegan con diferentes aberturas para potenciar un tiro visual dinámico entre ambas estancias.

“Aunque esta planta se muestra abierta, logramos crear un aire acogedor en cada una, donde la sensación es de recogimiento”, comenta Eva Mesa. Para ello se buscaron piezas de mobiliario y accesorios que invitan a estar y disfrutar de cada estancia.

Salón
3/6

Salón

En la sala de estar se ha utilizado un sofá con chaiselonge a medida que se situó junto a la chimenea y frente a unas sencillas baldas de madera voladas para colocar elementos decorativos con el fin de no sobrecargar la pared.

Cocina
4/6

Cocina

En cuanto a la cocina, se distribuye, por un lado, con el mobiliario a medida en forma de L en un acertado tono claro que potenciar la luminosidad y, por otro, la zona del office que Tinda’s Project creó a partir de una gran mesa de madera que combina diferentes asientos.

El principal es un banco de obra hecho a medida de punta a punta que invita a esas largas y agradables sobremesas que los propietarios disfrutan cada vez que vienen con amigos o familiares. Este confort se consigue con la selección de materiales y acabados naturales de los textiles, las lámparas y las sillas.

Suite principal
5/6

Suite principal

Esta, con baño integrado cumple con la línea estética del resto de la casa, es decir, predominio de tonos claros con algunos toques de color en los textiles y la incursión de materiales naturales, como la rafia de las lámparas de noche suspendidas, el lino de las cortinas, y los bancos de madera y enea situados a los pies de la cama, junto a la alfombra de fibras naturales. Incluso para el armario, las puertas se han sustituido por cortinas de arpillera o tela de saco, con la idea de seguir este mismo hilo conductor.

Dormitorio infantil
6/6

Dormitorio infantil

El dormitorio infantil es compartido por los dos niños y se diseñó a medida y alineada a la pared la cama que en realidad es la suma de dos unidas por un cabecero invisible, de forma que durante el día se convierte en un amplio y cómodo asiento para jugar. Pero la pieza aún esconde otra ventaja y es la tercera cama que tiene oculta en la parte inferior para cuando se invita a casa algún amigo y una cajonera.