Un espacio que pudiera reflejar la identidad propia y tan única de la marca. Esta era la petición que tenían desde ‘Matías Buenos Días’ a la hora de proyectar su nueva Flagship Store en Barcelona. El punto de partida, un local dúplex con 350 m2 que la diseñadora de interiores Pia Capdevila ha sabido reinventar creando una experiencia inmersiva a través de los colores, aromas y sabores que representa fielmente a la marca.

Tras estudiar todas las necesidades que la firma tenía para crear esta tienda como buque insignia en la ciudad Condal, donde ofrecer a sus clientes experiencias más allá dela propia compra de sus productos o servicios y reforzar así su figura. A raíz de esta nueva imagen corporativa, Matías Buenos Días tiene previsto abrir nuevas oficinas en el resto de España que sigan la misma estética.

“Es un proyecto que me hizo mucha ilusión que me lo encargaran por que, además de ser clienta de la marca, admiro su enfoque empresarial destinado a sorprender y a no dejar indiferente a nadie. Personalmente, me siento muy identificada con su filosofía y eso hace más fácil el trabajo en equipo” Pia Capdevila.

Un concepto de interiorismo, creativo y visual, que destaca por la alegría que transmiten los mensajes optimistas y las cajas de cartón de colores llamativos de la marca. Pia ha incluido sendas estructuras de Mecano, elementos clásicos de almacén diseñados a medida y pintadas en diferentes colores que permiten identificar todo el circuito logístico de montaje, ensamblaje, preparación y entrega del producto a simple vista.

Las estructuras de metálicas de colores se han combinado con elementos naturales como la madera de pino tratada que complementa ese toque industrial. El pavimento, tanto en la planta baja como en la superior, es laminado de roble de Serragrup.

Recepción
1/4

Recepción

En la planta baja, nada más acceder, encontramos la recepción con escritorio de Muebles Vintage y papel pintado de efecto ladrillo blanco, de Gaulan, que desprende un aire más cálido y acogedor para recibir al visitante.

Foto: Jordi Canosa

Estilismo: Mar Gausachs

Zonas diferenciadas
2/4

Zonas diferenciadas

Para dividir visualmente la recepción, el almacén y la cámara frigorífica, de la planta baja, se utilizó el sistema Mecano, asignando diferentes colores para cada uno de los procesos y así poder identificar cada área de trabajo. El blanco se reservaría para la recepción de productos, el rojo para la zona de preparación y el azul para los productos ya listos para su entrega o para el envío a los clientes.

El mobiliario auxiliar, como los taburetes altos de Miliboo, se escogieron cómodos y ligeros, y las lámparas del techo, de Ixia, en las mismas líneas industriales de las estructuras Mecano.

Foto: Jordi Canosa

Estilismo: Mar Gausachs

Carácter propio
3/4

Carácter propio

Para el rincón de estampación, se ha seleccionado también un papel pintado efecto ladrillo para que, con el tiempo, este se pueda ir tiñendo de estampaciones y manchas de pintura que le vayan dando carácter propio al local.

Foto: Jordi Canosa

Estilismo: Mar Gausachs

Zona de oficina
4/4

Zona de oficina

La planta superior destaca por la entrada de luz natural, en ella se ubican únicamente las oficinas con un estilo decorativo más informal que contrasta con la planta inferior. Los puestos de trabajo tienen una estética impersonal y se han organizado para ofrecer comodidad y libertad a los trabajadores que pueden sentarse tanto en una mesa como en la zona de butacas con vistas a la planta de abajo y a la calle.

Como escritorio, Pia Capdevilla ha usado dos mesas grandes de ping-pong de Maison du Monde, una para mesa de reuniones y, la otra, como mesa de trabajo compartido. Esto permite alternar los momentos de trabajo con los de desconexión para poder también jugar y así conseguir un ambiente laboral divertido, casual y llamativo.

En la primera planta se ha organizado un pequeño rincón desenfadado y cómodo con varias butacas y alfombras de IKEA, mesas auxiliares de Casa y una lámpara de suelo de Andrea House creado otra área de reunión y descanso, junto a un espacio con mobiliario a medida con un pequeño office.

La decoración se ha completado con plantas artificiales que llenan el espacio y crean una atmósfera tranquila que favorece la concentración en el trabajo.

Foto: Jordi Canosa

Estilismo: Mar Gausachs