Fusionar el hogar con una decoración étnica permite crear un espacio con diferentes estilos: des del minimalismo con líneas contemporáneas, hasta el rústico con muebles antiguos. Y también se pueden representar distintas culturas, crear ambientes exóticos, rincones con instinto viajero y incorporar objetos de artesanía de lugares remotos y pueblos indígenas.

La sala de estar y el dormitorio son los elegidos para inundarlos de la esencia e influencia de otros lugares. En este punto, la personalidad será clave y tus experiencias viajeras te acercarán a encontrar cuál es el toque diferente que le darás. Podrás conseguir un espacio fresco y sencillo con un aire singular.

Deja volar tu imaginación, inspírate y consigue matices indios, árabes, orientales, africanos… Lograrás un espacio diferente y alejado de lo común, ¡cautivará a todos! Y ten en cuenta que cada detalle cuenta, sobretodo en el estilo étnico. Los accesorios y piezas complementarias que añadas, le aportarán al lugar tu yo más íntimo.

Aunque no sobrecargues el ambiente con objetos decorativos porque sino no conseguirás el efecto que buscas. Organízate valorando el espacio y sitúa tus detalles más preciados en lugares especiales. ¡La creatividad y la sofisticación irán de la mano!

¿Quieres saber qué tonalidades caracterizan el estilo étnico? Los tonos terrosos y cálidos son los grandes protagonistas. Escoge un ocre, un beige, gris rocoso, amarillo azafrán, rojo pardo, verde oliva, u otros muy semejantes que representen la naturaleza.

Y no olvides los estampados étnicos, ya que son uno de los elementos claves de este tipo de decoración. Asimismo, podrás utilizar muebles y piezas de madera, fundamentales para lograr este estilo; metales como el cobre, el latón, la plata o el estaño para aportar luminosidad; y texturas aterciopeladas, seda, lana o algodón auténtico para resaltar los productos de artesanía.

¿El resultado? Un lugar acogedor, sencillo, elegante y con mucha calidez, en el cual poder disfrutar de momentos de relax y calma. Un ambiente que te invitará a viajar, a conocer más culturas y tradiciones distintas, y a descubrir el mundo. Hecho que te llevará a seguir siempre inspirándote y renovando tu salón o dormitorio.

Para que empieces a coger ideas, te decimos algunas de las claves para conseguir crear un espacio étnico: 

Cestas de bambú con plantas naturales
1/6

Cestas de bambú con plantas naturales

Cojines con estampados étnicos
2/6

Cojines con estampados étnicos

Los estampados étnicos son fundamentales cuando queremos conseguir crear un espacio con este estilo. Además, existen una gran variedad de estampados entre los que poder elegir: con líneas, formas geométricas, de tonos más terrosos o negros... Escoge tantos como quieras, siempre que combinen bien y vayan a juego con el sofá. 

Tejidos étnicos
3/6

Tejidos étnicos

Decorar la habitación o el salón con tejidos étnicos es una de las opciones más recurrentes. Puedes combinar y jugar con diferentes colores para darle personalidad al espacio. Escoge tejidos étnicos para las alfombras, las sábanas, las mantas... Aunque no te olvides de incorporar elementos elaborados con lino, lana, seda, terciopelo o algodón natural, ya que también son protagonistas en este estilo. 

Muebles de madera
4/6

Muebles de madera

Los muebles de madera son fundamentales en una decoración étnica. Cuando los escojas no te fijes en que estén perfectos porque, en este caso, nos interesa que se vean los pequeños detalles como los clavos. Así, conseguimos darle un toque más natural, acorde a los rasgos que caracterizan este estilo.

Máscaras de tribus indígenas
5/6

Máscaras de tribus indígenas

Las diferentes culturas y los pueblos indígenas se deben reflejar en el estilo étnico. Para ello, podemos incluir accesorios y objetos complementarios, en nuestro salón o dormitorio, que representen las tradiciones de las civilizaciones más lejanas. Las máscaras de tribus son un ejemplo de ello. Colgadas a la pared, llamarán la atención de todos y le darán un toque interesante a tu hogar. 

Tono amarillo azafrán
6/6

Tono amarillo azafrán

Los tonos terrosos y cálidos son los protagonistas. Entre uno de los más destacados actualmente, encontramos el color amarillo azafrán. Combina muy bien con las tonalidades propias del estilo étnico y aporta una mayor sensación de vitalidad. Y además de en los objetos decorativos como cuadros, si te apetece, también puedes arriesgarte y optar por incorporar mobiliario de este color. ¡Quedará genial!