El mar, la arena y la sal son por antonomasia las palabras claves de cada verano. Cubren anuncios, películas y libros inspirados en costas como la catalana o el sur portugués. Sin embargo, este 2020 no es quizá el año más idílico debido a la crisis provocada por el coronavirus, lo que sin duda implica buscar alternativas para escapar del calor y el tedio que pueden llegar a provocar las altas temperaturas. Pero ¿cómo hacerlo?

En los próximos meses, las vacaciones estivales se presentan inciertas para la mayoría de españoles. Un 2020 diferente, que no por ello menos veraniego. Muestra de ello es el aumento de la venta de piscinas hinchables, un producto que permite disfrutar de un baño agradable en tu propia casa. Una manera de que los más pequeños disfruten jugando en un ambiente distinto y, lo más importante, ¡súper refrescante!

Además, una de las ventajas de estas piscinas hinchables es que son una buena opción si no quieres hacer obras e implantar una piscina. De hecho, al ser portátiles puedes ponerlas donde quieras. Incluso vaciarla y cambiar su ubicación tantas veces como quieras, aunque se recomienda mantenerla en un espacio seguro, ya que cuanto más la muevas más peligro corre de que se pinche. La fragilidad es quizá su desventaja con respecto a las grandes piscinas de obra, pero su efectos no varían tanto para aquellos que al finalizar el día se sumergen en estas piscinas hinchables, mucho más económicas que las fijas.

Te mostramos aquí algunas recomendaciones que debes tener en cuenta a la hora de tener una piscina hinchable. Piensa sobre todo en el terreno del que dispones, la zona, y el qué necesitas.

 

¿Dónde es mejor ubicar la piscina?

  • Decídete por un espacio soleado para disfrutar del baño y tomar el sol. Una zona que además esté cerca de una toma eléctrica, de agua y un desagüe. 
  • También debes considerar que la zona esté protegida del viento y no tenga muchos árboles alrededor.

 

Disfruta del verano con las picinas hinchables

 

Antes de instalar, prepara el terreno:

  • Marca el espacio en el que instalarás la piscina. Si la piscina es redonda deberá tener un 1 metro más del diámetro que esta mida. Si es ovalada, será 1 metro más de largo y 2 metros más de ancho.
  • Es importante que niveles el terreno. Nunca añadas tierra donde falta, es mejor quitar la que sobra. Limpia la zona de raíces, piedras, etc y compacta la tierra para que el terreno sea sólido y aguante el peso de la piscina una vez esté llena de agua.
  • Cuando el terreno esté limpio y nivelado, esparce una capa fina de arena tamizada (máximo 1 cm espesor), riega y compáctalo.

Una vez seguidos estos pasos, ya tienes el terreno ideal para proceder al montaje de tu piscina hinchable. Para ello solo necesitarás:

  • Destornillador con punta tipo estrella
  • Cinta métrica
  • Cúter
  • Juego de llaves fijas

Una manera fácil de pasar las tardes de verano, económica, de calidad y que te permitirá desconectar durante unas horas. Estas piscinas hinchables son la mejor opción para todo tipo de jardín, ya sean grandes o pequeños. Además, al ser hinchable puedes dejarla instalada unos meses y guardarla cuando ya no vayas a utilizarla, lo que las diferencia de esas piscinas de obra que ocupan mucho más espacio.