Una vivienda ecléctica en la que los objetos modernos conviven con la tradición

Ubicada en Moscú, responde a un trabajo de interiorismo pensado para una sola persona, pero que cuenta con todas las comodidades para disfrutar de la residencia. El diseño, armónico y moderno, acompaña cada una de las estancias con una paleta de colores burdeos, púrpura y gris.

Una vivienda ecléctica en la que los objetos modernos conviven con lo tradicional
Una vivienda ecléctica en la que los objetos modernos conviven con lo tradicional

Este vivienda de 87 m2 ubicada en Moscú, responde, como iremos descubriendo a las necesidades de su propietaria: una mujer joven que quería disfrutar de su primera residencia desde la capital rusa. Tener esto en cuenta es importante para comprender cómo el diseño de las casas se adapta íntegramente a los gustos y los requerimientos de aquellos que la habitan. Inga Arshba y Daria Shirokova del equipo de diseño de I. D. INTERIOR DESIGN han sido las encargadas de darle forma a este piso ecléctico y moderno en todas sus vertientes.

Nada más empezar a trabajar en el diseño, ambas interioristas ya tenían claro el objetivo hacia el que iría dirigido el proyecto: un espacio en el que los objetos modernos pudieran convivir con muebles tradicionales. El resultado es una vivienda que unifica los diferentes estilos bajo un mismo conjunto armónico. 

Los detalles juegan un papel relevante en este piso hecho para vivir de manera independiente. Por ejemplo, mención especial merece un arreglo junto a una ventana con estantes y un sofá banco. Un rincón totalmente ideado por la propietaria para tomar un respiro, descansar o ponerse con alguna lectura. 

Còpia de una casa ecléctica t moderna

Respecto a la distribución, la vivienda cuenta con dos dormitorios; una sala de estar de planta abierta, muchas estanterías y una isla en la cocina para cuatro o seis personas. El mobiliario y el resto de la decoración se ajusta a los colores que más le gustan a la clienta; el burdeos, rosa o púrpura combinado con gris redondean una paleta de colores moderna y ecléctica. Además del dormitorio principal, el piso dispone de una habitación de invitados, que podría convertirse en infantil en un futuro.

En todo el suelo de la vivienda, excepto en los baños, encontramos tabla de madera rústica que dota de calidez a las estancias. Los muebles también aportan esas sensación de comodidad y belleza que invade toda la residencia. Pero lo más importante de este proyecto ha sido el hecho de convertir un espacio tan pequeño en una vivienda perfecta para vivir de manera independiente. Donde se pensaba que habría un dormitorio, el resultado son dos estancias acompañadas de las mejores comodidades.

Sobre el autor

Logo Interiores

Revista Interiores

Las mejores ideas y tendencias en decoración de interiores e interiorismo, diseño, arte y arquitectura.

Descubre más sobre: