Bienvenidos sean los recibidores pequeños

Los recibidores pueden ser grandes o pequeños pero sobre todo deben ser funcionales. Toma nota de estos trucos para decorar tu recibidor aunque sea pequeño.

Recibidores y halls pequeños ideas y trucos
Recibidores y halls pequeños ideas y trucos

  • Texto: Laura Lobo Callieri

El recibidor es la primera estancia de nuestra casa, la carta de presentación. Es un lugar por el que todo aquel que entre en nuestra vivienda debe atravesar, por eso es importante que sea una zona agradable y por muy pequeño que sea se puede convertir en un recibidor brillante. Somos consciente que tener un recibidor pequeño y organizado es difícil pero para nada imposible, solo debes sacar tu lado más minimalista para que llaves, bolsos, abrigos y zapatos convivan con una bonita y funcional decoración.

Un recibidor ordenado es fundamental, sobre todo si es pequeño, para ser puntual por la mañana y encontrar las cosas a la primera. Además, es el espacio que nos da la bienvenida  a nuestra vivienda y que nos recuerda lo bien que se está en casa. En fin, es la primera y la última zona que vemos del piso y debe trasmitirnos alegría, paz y belleza. Por muy pequeño que sea tu recibidor, no debes descuidarlo así que tenemos una buena noticia: existen soluciones para cualquier tipo recibidor, hasta para los más pequeños.

Hemos dicho que el almacenaje y el orden es muy importante, así que debes encontrar la distribución idónea para tu estilo de vida. Para ello, primero debes diferenciar entre los 3 tipos de objetos que hay en los vestíbulos:

1.La ropa de calle que usas cada día. Lo ideal es tenerla a mano, para ello te recomendamos colgarla en ganchos, percheros de pared, estanterías abiertas o en un gancho de pie. También necesitarás un zapatero para el calzado de diario. Te aconsejamos que sea de poco fondo y con estantes inclinados, ya que no requieren de mucho espacio.

2. La ropa de calle que usas de vez en cuando. La mejor solución es un pequeño armario en el que guardar los abrigos, por ejemplo, para que no se llenen de polvo. Una idea muy práctica y funcional es poner un espejo en este mismo armario para no tener que buscarle un hueco especial a este indispensable de los recibidores. Otra buena idea es añadir estanterías movibles que se adapten a zapatos que no uses siempre o para dejar los guantes y la bufanda.

3. Objetos que usas a menudo y que son pequeños. Nos referimos a las llaves o los pequeños detalles de decoración que embellecen tu recibidor. Puedes depositarlos en estantes o en pequeños cajones de algún mueble. También puedes añadirle a tu recibidor un paragüero, lo agradecerás en los días de lluvia.

Tanto si tienes un recibidor muy pequeño que crees que pasa desapercibido, como si realmente tu problema es que no le sacas el suficiente provecho al espacio, debes tomar nota de los trucos y consejos que te proponemos para que tu vestíbulo se convierta en una zona cómoda, útil y bonita. Toma nota y consigue que tu recibidor te de una buena bienvenida cada día o te despida de casa como te mereces.

Sobre el autor

Laura Lobo Callieri

Descubre más sobre: