H10 Imperial Tarraco: la joya del Mediterráneo y la antigua Tarraco

Tras dos años de reforma, el H10 Imperial Tarraco reabre sus puertas con nuevos espacios, vistas panorámicas a la ciudad y estancias con el mar Mediterráneo como elemento principal.

H10 Imperial Tarraco, la joya del Mediterráneo y la antigua Tarraco
H10 Imperial Tarraco, la joya del Mediterráneo y la antigua Tarraco

Tras una reforma integral de dos años, H10 Hotels ha reabierto su H10 Imperial Tarraco de 4 estrellas superior en la ciudad de Tarragona, ubicado en primera línea de mar y junto al anfiteatro romano, uno de los claros protagonistas de la ciudad.

El proyecto ha mantenido la volumetría del edificio original de 1963, pero ha cambiado y reestructurado totalmente los espacios interiores, creando habitaciones más espaciosas y dando una nueva cara a las zonas comunes. Así, se han incorporado al hotel nuevos espacios como la impresionante terraza en la última planta con vistas 360º de la ciudad, así como nuevos salones de eventos con vistas al mar o el centro wellness Despacio Beauty Centre.

El hotel está situado en el centro de la ciudad de Tarragona, cerca de sus principales puntos de interés para descubrir sus orígenes. A escasos metros se encuentran el anfiteatro romano, la Catedral de Tarragona y gran parte del conjunto arqueológico romano de la antigua Tarraco. Además, Tarragona es la principal ciudad de la Costa Dorada, conocida por sus magníficas playas, y se encuentra a tan solo 20 minutos en coche del parque temático de atracciones PortAventura & Ferrari Land, ideal para familias y amantes de la adrenalina.

El mar como protagonista

El proyecto de interiorismo y arquitectura del nuevo hotel ha sido llevado a cabo por el prestigioso estudio de Lázaro Rosa-Violán, que ha elegido el mar Mediterráneo como telón de fondo y elemento principal.

La inmejorable posición del edificio, abocado totalmente a la costa, inspira la idea de un barco amarrado en el puerto de la ciudad. Así, el mar está presente en todas las estancias del hotel a través de sus colores más característicos como el azul y el blanco, y de materiales como tejidos en color caldero y artesanía mediterránea como la terracota.

Los elementos náuticos se combinan con grandes murales y esculturas de inspiración romana, presentes en las zonas comunes del hotel y combinando, así, las dos joyas de la ciudad: los restos de la antigua Tarraco y el mar Mediterráneo.

Sobre el autor

Sònia Parladé

Sònia Parladé

Periodista

Periodista

Descubre más sobre: