Good taste

Antigüedades, iconos del diseño y piezas creadas por el interiorista Lorenzo Castillo dan forma a una vivienda que rebosa luminosidad y amplitud, donde el buen gusto se refleja en cada pieza exhaustivamente seleccionada.

Portada good taste
Portada good taste

Los propietarios de esta vivienda en las afueras de Madrid se decidieron a comprarla por su cercanía a la capital, sus espacios diáfanos y bien comunicados y el equilibrio de sus proporciones, algo que tiene mucho que ver con su estructura original, obra de Luis Gutiérrez Soto.

Otro elemento que decantó la balanza fue el hecho de que fuera una vivienda de una sola planta, con jardín y espacio para recibir. Hoy, tras unos años viviendo en ella, han decidido darle unas pinceladas de actualidad. Por ello, como hicieran cuando la compraron, acudieron al anticuario y creador de interiores Lorenzo Castillo, que apostó por un único color que unificara la casa: un tono claro, que amplía visualmente el espacio y permite una decoración a prueba de buen gusto. Se conservaron los cerramientos originales, se potenció la sensación de amplitud y comunicación entre espacios y se decoró con mezclas exquisitas de materiales y piezas especiales. A Lorenzo le ha bastado con renovar el dormitorio principal, los muebles del jardín y el papel pintado del recibidor para recordarnos que, a veces, menos es más, y que cuando se combinan piezas sofisticadas y funcionales, los ambientes no envejecen.

Estilismo: Loreto López-Quesada

[gallery]

Sobre el autor

Descubre más sobre: