Publicidad

Elegancia y atemporalidad en una vivienda de Boadilla del Monte

Elementos modernos y piezas de arte singulares son los nuevos protagonistas de esta residencia, ejemplificando la modernidad y sobriedad resultado de la reforma de María del Valle.

Elegancia, sofisticación y atemporalidad en una vivienda de Boadilla del Monte
Elegancia, sofisticación y atemporalidad en una vivienda de Boadilla del Monte

El estudio ‘María del Valle Interior Staging’ firma la reforma de una vivienda de reciente adquisición ubicada en una de las zonas de más desarrollo de Boadilla del Monte -Madrid-. El proyecto se llevó a cabo siguiendo una premisa fija: el resultado debía ser una vivienda sofisticada, elegante y práctica al mismo tiempo, que permitiera a sus propietarios empezar una nueva vida en la capital.

Las obligaciones laborales de los dueños no les permitieron disfrutar de mucho tiempo para dedicar al proyecto, por lo que confiaron al cien por cien en la interiorista, a la que comunicaron que necesitaban un proyecto completo de interiorismo de principio a fin. Una vez hablados los objetivos y las preferencias de los propietarios, el estudio realizó estudios de distribución, color, funcionalidad, iluminación, amueblamiento y decoración, de manera que encajaran totalmente con ellos, tanto en la personalidad como en sus emociones.

En este sentido, se optó por una gama cromática elegante y atemporal, donde los protagonistas son los colores azul marino, gris y latón, que se combinan con elementos modernos y piezas de arte singulares que ejemplifican la modernidad y sobriedad de la vivienda una vez realizada la reforma.

Una nueva distribución

Así, el nuevo planteamiento proponía una nueva distribución, con un salón diáfano como núcleo central dividido en tres zonas diferenciadas entre sí: un comedor para seis-ocho comensales, una zona de estar con un amplio sofá hecho a medida y una zona de relajación y lectura pegada a una chimenea.

Cada una de estas zonas se delimitó en el techo con molduras de Orac en 3D, y la mayoría de piezas de mobiliario fueron diseñadas por la misma María del Valle, como las librerías de roble macizo o el sofá y los pufs. Finalmente, en el comedor se eligió un papel pintado muy potente que reuniera los colores principales usados en la estancia y que actuara, a la vez, como punto focal del espacio.

Completan el amplio espacio una escultura moderna y rompedora en amarillo en la zona del comedor y un cuadro personal que aporta calma al entorno junto al área de lectura.

Una nueva distribución

Sobre el autor

Sònia Parladé

Periodista

Periodista

Descubre más sobre: