Borgia Conti dan una segunda vida a una preciosa finca de Madrid

Marta y Beatriz Echevarrieta, de Borgia Conti, reformaron esta preciosa finca madrileña –llevaba 40 años sin la más mínima actualización– y la convirtieron en un hogar de magníficas vistas, amplios ventanales e inmejorable recorrido lumínico. Un ‘traje a medida’

Sofás fabricados por Borgia Conti con tela de Güell Lamadrid.  Butacas diseño de Borgia Conti con tela de Gastón y Daniela. Cuadro central de Covadonga Tellaeche.
Sofás fabricados por Borgia Conti con tela de Güell Lamadrid. Butacas diseño de Borgia Conti con tela de Gastón y Daniela. Cuadro central de Covadonga Tellaeche.

  • Texto: Eva Pineda I Realización Paloma Pacheco Turnes I Fotos Fhe.es

Fuimos a visitar la vivienda con mi socia, Marta Echevarrieta, y su marido. Ella y yo vimos al instante las infinitas posibilidades que la casa ofrecía, a pesar de saber que llevaba más de 40 años sin disfrutar de la más mínima actualización”, asegura Beatriz Echevarrieta (ambas socias del estudio de interiorismo Borgia Conti). “La dificultad fue hacérselo ver a mi marido  y convencerle para que la adquiriésemos y se ilusionara con el proyecto”, comenta la propia Marta. Sin embargo, la luz y la conexión con el exterior, esos grandes ventanales con ambas orientaciones... decantaron la balanza (hoy, esas ventanas permiten disfrutar desde el salón del lujo del amanecer y el atardecer inundando el espacio de luz natural).

Para ello, lo sometieron todo a una exhaustiva reforma: era una finca con demasiada compartimentación, todo estaba viejo, los colores eran oscuros... y hubo que cambiar las instalaciones y dar forma a toda la vivienda para resolver las necesidades  de espacio y orden de los miembros de la familia. “En el estudio le damos mucha importancia a potenciar la luz natural, así como a la luz artificial, y eso es lo que buscamos en la rehabilitación de mi casa: integrar los espacios como queríamos según las aberturas del edificio y realizar un proyecto paralelo de iluminación artificial que potenciara la estética del mismo”, cuenta Marta.

Tenemos un estilo ecléctico, nos parece interesante mezclar conceptos y alejarnos de las tendencias del momento. Ahí es donde más encontramos esa belleza que buscamos siempre

 

El proceso de diseño se centró en hacer una distribución más diáfana, marcando el salón como eje central de la vivienda e integrando los dos ventanales en esta estancia. Se optimizó la luz natural y se potenciaron las maravillosas vistas que tiene el salón, dándole mucha importancia a la iluminación artificial, con un diseño lumínico que realzara la estética de la casa y la dotara de confort visual.
A la hora de decorarlo apostaron por un diseño cálido y envolvente, limpio y sosegado, en el que las texturas y equilibrados contrastes se convierten en protagonistas, casi tanto como el arte, los materiales nobles y las piezas de diferente factura, los papeles pintados o los entelados. Un verdadero lujo.

Sobre el autor

Eva Pineda I Realización Paloma Pacheco Turnes I Fotos Fhe.es