El confinamiento ha traído tras de sí una oleada de reformas de interior. Durante semanas vivimos entre las cuatro paredes de nuestro hogar. Este era el único espacio habitable. Con el tiempo fuimos cambiando nuestros hábitos, pero si algo dejó evidente la cuarentena fueron las carencias de ciertos espacios que ya necesitaban ser reformados

Baños, salones e incluso cocinas que pedían a gritos un cambio. Algunas personas se pusieron manos a la obra durante el confinamiento, mientras que otras le ponen solución ahora. De hecho, entre todas las zonas de la vivienda, la reforma de cocinas encabeza la lista de renovaciones tras el confinamiento. Un espacio que, si bien en ocasiones tendemos a recargar con objetos y otros utensilios, es importante mantenerlo en orden para que quepa todo y puedas disfrutar cocinando.

No obstante, a la hora de planificar una reforma son muchos los detalles que hay que tener en cuenta. Por lo general, tenemos claro qué es lo que queremos cambiar y cómo queremos que sea el resultado, pero en el camino normalmente surgen imprevistos que retrasan los plazos, nos obligan a aplicar cambios en la idea original o incluso a rediseñar por completo el proyecto que teníamos en mente.

 

Errores más frecuentes en la reforme de una cocina

La Asociación de Mobiliario de Cocina (AMC) han recopilado los seis errores más frecuentes que se comenten al realizar reformas para poder tenerlos en cuenta y evitarlos cuando planeemos una remodelación en nuestro hogar.

Lo primero que se recomiendan es contar con profesionales que puedan entender todas nuestras necesidades y adaptarlas a través de una ficha técnica. Podremos comunicarle nuestros intereses y nos hará preguntas enfocadas a conseguir la cocina más práctica y funcional, a la par que estética.

Esas preguntas estarán relacionadas con nuestros hábitos de vida y consumo, entre las que se incluyen cuestiones como los movimientos que realizamos en nuestras tareas en la cocina, para alcanzar la distribución y el espacio de almacenaje que necesitamos y conseguir una cocina cómoda y adaptada a nosotros.

 

Para llevar a acabo una reforma de cocina es importante tener en cuenta nuestros hábitos de vida y consumo

 

Otro tema que se ha de tener en cuenta a la hora de reformar una cocina es qué tipo de residuos generamos y cómo queremos gestionar su tratamiento; qué perfil de cocinero somos, es decir, si cocinamos lo justo en casa o necesitamos las máximas prestaciones de electrodomésticos casi profesionales adaptados al ámbito doméstico; si tenemos que poner muebles a diferentes alturas para mantener una buena ergonomía y así evitar dolores de espalda o musculares, etc.

No olvides tener en cuenta las necesidades técnicas de los electrodomésticos. Muchas veces presentan sistemas innovadores que pueden conducir a error, por ejemplo, muchos no añaden tomas de agua para hornos y frigoríficos, tomas de agua caliente también para lavavajillas, tomas eléctricas para trituradores, calientaplatos, envasador al vacío… Se trata de detalles esenciales que hay que definir antes de comenzar la obra.

También deberás estar atento a todas las barreras arquitectónicas que puedas encontrar en tu cocina; ventanas, tabiques, falsos techos, rodapiés... Considera cada detalle y, si quieres que tu cocina se abra al salón con un diseño contemporáneo, pon todavía más atención a su composición. Un tipo de reforma muy estilosa y demandada, pero que requiere que tengamos consciencia del espacio que ocupará, además de otras necesidades técnicas, al ser bastante complicada de ejecutar.

Por último, respecto al estilo de la reforma y su resultado estético, es imprescindible que estén bien engranados los elementos estructurales de la reforma con el diseño final. Si los elementos estructurales se plantean al inicio de la redacción del proyecto, conseguiremos la cocina que necesitamos. ¿Te animas ya con esa reforma integral de tu cocina?

No poner la cocina en manos de un profesional
1/6

No poner la cocina en manos de un profesional

Creer que podemos con todo y hacerlo todo por nosotros mismos no siempre tiene resultados óptimos. Al menos no, en el mundo de la reforma de interiores. Por eso, lo mejor es que, para realizar una reforma en la cocina contactemos con un profesional que tenga los conocimientos adecuados para realizar un proyecto personalizado y adaptado a tus necesidades individuales.

El profesional nos asesorará en base al presupuesto que tenemos, nos hará perder menos tiempo y optimizaremos costes, ya que se minimizan las equivocaciones. Podremos comunicarle nuestras necesidades y nos hará preguntas enfocadas a conseguir la cocina más práctica y funcional, a la par que estética, que podamos tener

Olvidarnos de los conductos a la hora de la reforma
2/6

Olvidarnos de los conductos a la hora de la reforma

Uno de los errores más comunes es no tener en cuenta la importancia de los conductos a la hora de configurar la cocina. La eficacia de la aspiración y reducción del ruido del aparato extractor depende principalmente del trayecto y longitud de salida al exterior.

Para una extracción eficiente, el sistema de conductos debe ser lo más corto y recto posible, a través de paredes lisas y con la menor cantidad de curvas posible. Lo ideal es que el conducto sea lo más ancho posible que nos permita la ley, siempre teniendo en cuenta las recomendaciones del fabricante de la campana.

No tener en cuenta las necesidades técnicas de los electrodomésticos
3/6

No tener en cuenta las necesidades técnicas de los electrodomésticos

A la hora de diseñar el proyecto de reforma, normalmente se tiene en cuenta la comodidad y la estética, sin contar con las necesidades técnicas de cada electrodoméstico. Tendemos a configurar la cocina basándonos en las medidas del mobiliario y electrodomésticos, pero no solemos percatarnos de la importancia de las fichas técnicas.

No conocer las características de los nuevos electrodomésticos que se van a instalar es un problema, ya que muchos de ellos necesitan rejillas de ventilación, huecos de encastre, alturas mínimas de zócalos, ancho de muebles mínimos, instalaciones de agua o eléctricas y diámetros de salidas de humos.

Barreras arquitectónicas que se deben prevenir
4/6

Barreras arquitectónicas que se deben prevenir

Es frecuente que cuando la persona que lleva a cabo la reforma no es profesional, olvide tomar ciertas medidas y se le escapen ciertos detalles relacionados con la estructura arquitectónica de la habitación.

Lo más habitual es no tener en cuenta elementos como alturas de ventanas, falsos techos, rodapiés, profundidades de tabique, etc. Pero todos ellos son fundamentales para después hacer un buen diseño de la cocina.

No pensar en todos los detalles al abrir la cocina al salón
5/6

No pensar en todos los detalles al abrir la cocina al salón

Derribar los tabiques que separan la cocina de otras estancias de la casa es una de las reformas más recurrentes para ampliar cocinas pequeñas, dar sensación de amplitud y ganar espacio. Sin embargo, se trata de una de las remodelaciones que más complicaciones conlleva.

Esto se debe a que muchos no planean una zona de aguas en otra estancia de la casa y esto es necesario para esta obra, sobre todo si se pretende mover los electrodomésticos. Otro error relacionado con las cocinas abiertas es no prevenir espacios por si se quieren poner puertas escamoteables, de cara a que en algún momento se quiera aislar la cocina del salón, por temas de independencia, ruidos, trabajo, etc.

Dejar el diseño para el final
6/6

Dejar el diseño para el final

A la hora de realizar una reforma hay dos perfiles imprescindibles, el profesional de cocinas y el reformista. Pueden ser una misma persona, pero en caso de no ser así y contar con dos profesionales diferentes, ambos deben estar en contacto continuamente.

Sin embargo, lo más habitual es que primero se haga la reforma y luego el diseño de la cocina, lo que conlleva muchos problemas para realizar el diseño más apropiado ya que, o no se pueden realizar cambios, o, si se puede, son muy costosos en tiempo y forma.