Muchas veces nos preocupamos en exceso por ciertos aspectos del hogar, como la distribución de nuestros muebles, qué colores son tendencia para pintar las paredes, cómo vamos a distribuir la cocina… Y dejamos de lado otros elementos imprescindibles, como los textiles del hogar. Hace poco hablábamos de la importancia de saber escoger la ropa de cama adecuada y dejar de priorizar la estética y el diseño al confort que nos puedan aportar, ya que se trata de tejidos que estarán en contacto con nuestra piel, con lo cual el factor bienestar pasa a ser imprescindible.

Pues sucede tres cuartos de lo mismo con nuestras toallas. ¿Cuántos juegos tienes? ¿De cuántas de ellas ya ni te acuerdas el tiempo que llevan ahí colgadas, o en el armario, cogiendo polvo? ¿Cuántas de ellas han pasado a tener un tato más parecido al del papel de lija? Las toallas son textiles que nos suelen acompañar durante años y que están en contacto con nuestra piel, por lo que, a la hora de elegirlas, conviene recordar que estamos invirtiendo no sólo en su diseño, sino también en su durabilidad, su capacidad de absorción, de secado… Y otros muchos factores fundamentales para nuestro confort y bienestar. Una buena toalla para el baño es aquella, por ende, que reúne varios de los factores que hemos mencionado, y cuya materia prima es también de calidad.

Tips para cuidar tus toallas

Pero no basta sólo con saber escoger bien las toallas, sino que su cuidado es igual de importante para que se mantengan impecables y como el primer día durante mucho más tiempo. Para mantener las toallas en buenas condiciones, estos consejos te pueden ayudar:

1. ¿Cada cuánto lavarlas?

El primer lavado hazlo con agua fría y por separado, ya que podrían soltar pelusa o algo de color. Después, lávalas una media de una vez por semana.

Para que el tejido mantenga sus propiedades originales, evita el uso de suavizantes y jabones que contengan agentes blanqueadores o puedan maltratar las fibras. En su lugar, utiliza un detergente suave y no añadas mucha cantidad, ya que el exceso de jabón hace que las toallas pierdan su calidad absorbente.

2. ¿Cómo secarlas?

Para que la tela vuelva a quedar esponjosa, es importante que sacudas las toallas antes de tenderlas. Si utilizas secadora, es recomendable que las seques a baja temperatura, ya que el calor podría dañar el tejido. Tampoco las dejes demasiado tiempo en la secadora, ya que el secado excesivo podría romper las fibras.

Entre una ducha y otra, te recomendamos que tiendas la toalla en una barra, de forma que quede plana. Así se airearán mejor y se secará mucho más rápido que si las cuelgas de un gancho.

Consejito de la abuela: si quieres que tus toallas mantengan su suavidad, añade una tacita de vinagre blanco cuando las laves.

3. ¿Cómo guardarlas?

Para que tus toallas se conserven en mejores condiciones, conviene doblarlas y guardarlas correctamente, dentro de un armario o en algún lugar donde no cojan polvo con facilidad. Las puedes guardar doblada o enrolladas, según el espacio del que dispongas. El truco de las toallas enrolladas es especialmente útil cuando no disponemos de mucho espacio, ya que nos permite almacenar más unidades y sacarlas fácilmente sin desordenar el resto de toallas.

Conviene, además, guardarlas en un espacio seco y fresco, por lo que, pese a que a todos nos resulta más cómodo, es mejor evitar guardarlas en el baño. De esta forma evitarás el exceso de humedad.

Elígelas bien
1/8

Elígelas bien

Ante todo, has de tener en cuenta que el factor más importante a la hora de comprar tus toallas nuevas es el material con el que están fabricadas. Si optamos por tejidos i fibras naturales, no sólo evitaremos posibles alergias y reacciones cutáneas indeseadas, sino que también nos durarán más tiempo. Del mismo modo, también debes tener en cuenta que el grosor de la toalla determinará su capacidad de absorción. En cuanto al elemento decorativo, ¡no te preocupes! Existen tantos modelos, formas y colores, que no es necesario que renuncies a él por priorizar la cantidad.  

¿Cuántas toallas debería tener?
2/8

¿Cuántas toallas debería tener?

Con que tengas dos juegos de toallas por cada miembro de la familia, tienes de sobras. Así, si en casa sois 4, por ejemplo, te recomendamos que tengas 8 toallas grandes, 8 de manos y 8 de bidé. Además, también es buena idea guardar un par de toallas grandes y otras dos medianas más por si vienen visitas o tienes algún imprevisto.

Otro consejito que te puede ayudar es que compres tus juegos de toallas de colores parecidos, así te será mucho más fácil combinarlos y no tener que echar a lavar siempre todo el juego de toallas junto.

Tipos de rizo
3/8

Tipos de rizo

En la confección de toallas, los tipos de rizo que más se utilizan son: el rizo convencional (el más simple y económico), el rizo americano (un tipo de rizo torsionado que aporta más volumen) y el rizo de baja torsión (que proporciona un tacto más suave y una fibra más estirada).

El gramaje de las toallas
4/8

El gramaje de las toallas

Según los expertos, una toalla de calidad debe tener un gramaje de más de 400 gramos y menos de 500 por metro cuadrado. En el caso de los albornoces, esta cifra puede ser algo más baja, ya que se colocan sobre el cuerpo y, por ello, se busca una sensación de más ligereza. Aunque es posible que hasta ahora no le hayas prestado mucha atención, el gramaje de la toalla garantiza el buen secado.

Nivel de hidrofilidad
5/8

Nivel de hidrofilidad

La capacidad que tienen nuestras toallas para absorber la humedad y alcanzar un grado de secado óptimo es lo que se conoce como ‘hidrofilidad’. Para mantener una alta capacidad de absorción, es importante evitar el uso de suavizantes, ya que, al tratarse de un tipo de parafina, éstos impermeabilizan la felpa y, con el tiempo, hacen que nuestras toallas sequen peor.

Prioriza la calidad a la estética
6/8

Prioriza la calidad a la estética

Una vez nos hayamos asegurado de que nuestras toallas cumplen con todos los requisitos de calidad necesarios, podemos entonces ocuparnos del factor estético, que, por supuesto, ¡también es importante! Podemos escoger por toallas lisas, de lino (que ahora se lleva mucho y es muy transpirable y resistente), de tipo velur o tacto aterciopelado, personalizadas (las típicas que llevan las iniciales bordadas), con bordes o texturas… En materia de estética, las posibilidades son realmente infinitas.

Acierta con el material
7/8

Acierta con el material

Como te decíamos, hagas lo que hagas, siempre (SIEMPRE) opta por materiales naturales y de primera calidad. Así te asegurarás de que tus toallas secan mejor y duran mucho más tiempo. Si optas por el algodón, algunos de los más usados en la confección de toallas son el algodón egipcio, considerado el de mayor calidad del mundo, y el algodón turco, muy valorado por su gran suavidad.

Antes de comprarlas, ¡tócalas!
8/8

Antes de comprarlas, ¡tócalas!

Aunque ya te hayas aprendido la teoría al dedillo, a la hora de comprar toallas es muy importante también que las tengas entre tus manos y sientas su tacto antes de decidirte. Al fin y al cabo, es un material hecho para estar en contacto con nuestra piel, por lo que nosotros tenemos la última palabra a la hora de decidir si su suavidad y textura nos convence.