La cocina es la estancia dónde cocinamos, comemos, fregamos platos... y también es uno de los espacios más populares a la hora de hacer reformas en el hogar. El estudio anual de la plataforma Houzz muestra que el gasto en reforma de cocinas ha crecido un 60% en el último año alcanzando un gasto medio de 8.000€. El gasto medio de los españoles que reformaron su vivienda el año pasado ascendió a los 10.000 euros, dos veces más que el coste que estiman antes de emprender el proyecto. Los Baby Boomers, entre 55 y 74 años, y la Generación X, entre 40 y 54 años, son los que más reforman la cocina.

El principal motivo de reforma se debe a cambios recientes en la familia como el nacimiento de hijos, pero también personalizarla después de la compra y por último, para arreglar algún desperfecto. Pero lo más importante cuando renuevas tu cocina es tener en cuenta la eficiencia energética y la tecnología inteligente, te lo contamos.

Tecnología inteligente en el hogar
1/3

Tecnología inteligente en el hogar

Las cocinas se vuelven poco accesibles o inseguras con el tiempo. Es por eso que las personas mayores son los que más priorizan la instalación de tecnología inteligente en el hogar como un asistente virtual, frente a la Generación X y los millennials, porque hace la cocina más funcional y les ayuda en muchos aspectos. 

Mejorar la eficiencia energética
2/3

Mejorar la eficiencia energética

Los mayores vuelven a encabezar el ránking al tener como una de sus prioridades a la hora de reformar la cocina la mejora de la funcionalidad del hogar: el 60% de ellos prioriza la eficiencia energética.  Tiene mucho que ver con que los mayores pasan más tiempo en la cocina y le dan mucho más uso. 

Cocina para "millennials"
3/3

Cocina para "millennials"

Contrariamente a lo que se pudiera pensar, las cocinas de los millennials no son más modernas que las otras. Usan menos tecnologia inteligente del hogar que los mayores, como hemos explicado, y tampoco llegan a la mitad los que apuestan por la eficiencia energética.

Un buen motivo para ello es que esta generación no pasa demasiado tiempo en la cocina y no acostumbran a cocinar sus propios platos, sino que apuestan más por comida preparada o por encargo. También porque muchos viven de alquiler.